Ángel G. Alameda / Nadie puede negar que la fuerza del equipo encarnado se encuentra cuando actúa como local, teniendo como asignatura pendiente los desplazamientos. El Real Ávila continúa sin conocer la derrota en casa y sube hasta la novena plaza de la clasificación, quedándose a siete puntos del play off. El 2-0 conseguido en el Adolfo Suárez fue fruto de un primer gol polémico al filo del descanso y un segundo tras la reanudación, obra de Peli de penalti, habiendo tenido varias ocasiones claras para poder haber aumentado el marcador.

Jonathan Prado confió en el once inicial con los mismos hombres que cayeron en Burgos frente al Bupolsa. Con idénticas mimbres alcanzaba el sexto partido consecutivo invicto ante su afición, sumando 16 puntos de 18 posibles. Sin embargo, el inicio no parecía indicar que se alcanzase la quinta victoria de la temporada. Era el Santa Marta de los abulenses Dani Tena, Raúl Arroyo, Martiña y Pablo Negro el que llevaba la voz cantante y el que generaba peligro mediante un disparo del ex encarnado Raúl Arroyo en el minuto 18 desde la frontal que repelió Alberto y el rechace lo cogió Mito para ser el portero local el que volviera a intervenir con acierto.

Jugaban bien los salmantinos y dominaban al Real Ávila, que en el ecuador del primer tiempo anotaba por medio de un perfecto remate de cabeza de Cristo a la escuadra tras un magnífico centro por la derecha de Manu Moreira. Era anulado por el árbitro por considerar que el delantero estaba en fuera de juego.

El primer tanto local llegaba a un minuto del descanso, el mejor momento para afrontar con mayor tranquilidad la segunda parte. Ejecutaba una falta lateral Manu Moreira, tocaba Rafa Álvarez y el balón, que desviaba Lolo, se quedaba rebasada la línea de gol detenido por Tomi. El colegiado lo daba como válido a instancias del asistente, protestando el Santa Marta por considerar que no había entrado totalmente dentro del marco visitante.

Tras la pausa cambió el signo del encuentro. El Real Ávila salió con una marcha más, dispuesto a sentenciar cuanto antes. El marco del Santa Marta fue sometido a una situación de agobio, sin que ofreciera resultados positivos, pese a las múltiples ocasiones, empezando con un disparo desde la media luna de Javi de Mesa que salió por poco cerca de la escuadra. El propio Javi de Mesa no supo definir después en un mano a mano con Tomi.

No serían las únicas oportunidades locales de anotar. Así, un centro por la izquierda de Javi de Mesa fue cabeceado fuera por Cristo, jugador que luego llegó forzado a un pase en profundidad de Mayorga. Peli a puerta vacía mandaba el balón fuera. Y Javi de Mesa en jugada personal lo enviaba ligeramente por encima del travesaño.

Los minutos transcurrían y el marcador no se movía. Con uno a cero a su favor, el entrenador del Real Ávila metía en el 67’ en el campo a un centrocampista, Sergio Rivera, en lugar del delantero Cristo. Parecía que el objetivo era conservar la mínima renta. Pero tres minutos después Morante hace un penalti a Manu Moreira. Lo lanza Peli y anota el dos a cero, pese a que el cancerbero tormesino adivinó el lugar por donde iba el esférico, muy ajustado al poste por parte del jugador local.

Aunque intentó el empate, la única oportunidad del Santa Marta durante el segundo tiempo estuvo en la cabeza de Aarón, con un remate que rozó el larguero en el minuto 76’. Hasta el final no hubo más que reseñar.

FICHA TÉCNICA:

2 Real Ávila: Alberto, Sito Cruz, Edu López, Rafa Álvarez, Llorián, Peli, Manu Moreira, Jorge Sánchez, Cristo (Sergio Rivera, m. 67), Javi de Mesa (Calderón, m. 85) y Mayorga (Guille Velayos, m. 75).

0 Santa Marta: Tomi, Montes, Lolo, Morante, Dani Tena, Raúl Arroyo, Martiña (Pablo Negro, m. 75), Mito, Lerma (Mario, m. 79), Jorge y Chopi (Aarón, m. 46).

Goles: 1-0 (Lolo en propia puerta, m. 45), 2-0 (Peli de penalti, m. 72).

Árbitro: Héctor Juan Bustos (Zamora), asistido en las bandas por Cristian M. Vasquez Molina y Francisco J. Cabedo Figueredo. Mostró tarjetas amarillas a los visitantes Tomi, Mito, Montes y Morante.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la duodécima jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputada en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 350 espectadores.