@deportesavila / El joven ciclista esloveno Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) fue el vencedor de la etapa abulense que partía de Arenas de San Pedro y llegaba a la Plataforma de Gredos tras 190,4 kilómetros. La vigésima jornada de la Vuelta a España, considerada como su etapa reina, le confirmaba como una de las grandes promesas del ciclismo mundial, al sumar su tercera victoria en la carrera, subirse al podio como tercer clasificado y proclamarse virtual ganador del maillot blanco de los jóvenes.

En plena Sierra de Gredos, el también esloveno Primoz Roglic (Team Jumbo-Visma) consolidaba el maillot rojo que le llevará a conquistar en Madrid el maillot rojo de la clasificación general, con Alejandro Valverde (Movistar Team) como segundo clasificado y el mencionado Pogacar en tercera posición, desplazando a la cuarta plaza a Nairo Quintana (Movistar Team), gracias a su ataque en la ascensión al puerto de Peña Negra.

Pedro Bernardo era la primera dificultad montañosa del día. En el municipio cucharero se producían las primeras tentativas de fuga por un pelotón que ponía un alto ritmo y hacía frente a las primeras gotas de lluvia. Ahí cuajó la escapada de la jornada, formada por cinco corredores, quienes pasaron el puerto de Serranillos con más de un minuto de ventaja. Sergio Samitier (Euskadi-Murias) coronaría primero tanto en Pedro Bernardo como en Serranillos. Después llegaría el Alto de Navatalgordo, con Damien Howson (Mitchelton Scott) cruzándolo en primera posición.

Desde el valle del Alberche los corredores enfilaron con el aguacero encima hacia la cuarta dificultad orográfica, el puerto de Chía cuya cima la pasaron los escapados con más de cuatro minutos de renta. Con un pelotón muy fraccionado, Astana se puso a trabajar antes de enfilar la subida a Peña Negra, en cuyas rampas atacó sin éxito en un par de ocasiones Miguel Ángel López (Astana).

Fue Tadej Pogacar, quien a falta de 40 kilómetros para el final y en plena ascensión a Peña Negra, lanzaba un hachazo ante el que nadie le pudo contestar, con falta de entendimiento entre los favoritos, para marcharse en solitario con gran fuerza hasta la línea de meta donde registraba un tiempo de 5 horas, 16 minutos 40 segundos. Sacaba 1’32” a sus  perseguidores, Alejandro Valverde, Rafal Majka (Bora) y Herman Pernsteiner (Bahrein-Merida), quienes entraban por este orden, con nueve segundos sobre el líder Roglic.

El abulense Diego Rubio terminaba en su tierra en el puesto 117, a 37’44”, situándose en la general como el 145, a 5 horas, 3 minutos y 30 minutos del maillot rojo.

La última etapa de la Vuelta a España 2019, la vigésimo primera, tendrá como escenario el tradicional paseo de la Castellana en Madrid, después de partir desde Fuenlabrada, con un recorrido completamente llano de 106,6 kilómetros.