@deportesavila / La localidad soriana de Olvega albergó los días 27 y 28 de febrero el Campeonato de España de Mushing en Tierra. Allí, la deportista abulense Nohelia Robles y su can Sköll se proclamaban subcampeones de España en la disciplina DCWV, en una competición donde se efectuaron 245 salidas entre todas las disciplinas.

La prueba constó de dos mangas, la del sábado más rápida y lanzada, con 4.250 metros, y la del domingo de 6.100 metros. Para este nacional hubo que reorganizar sobre la marcha la planificación de los entrenamientos y de la temporada, dado que en principio se iba a disputar a finales de noviembre. Se bajó la intensidad de los entrenamientos teniendo en cuenta que por la Covid no se celebraron ni la Copa de España ni muchas otras carreras.

Antes del campeonato, Nohelia y Sköll pudieron probarse en tres carreras: una de la Copa Andalucía en Sevilla, otra el Campeonato de Andalucía en Priego (Córdoba) y la tercera en Villamanta que fue Campeonato de Madrid. En las tres con muy buenas sensaciones, sobre todo en la última, quedando en primera posición de la categoría veterana y en la general femenina.

Llegado el sábado, salieron a las 11:57 en un día soleado donde el calor y las horas de celebración les iban a pasar factura. Tras haber reconocido el jueves, sabían que la segunda parte iba a ser dura por encontrarse la zona muy soleada y poco motivante para Sköll, aunque tenían que intentarlo.

Dolor en los isquios

Salimos muy bien, y yo preocupada de llegar a la segunda parte, pues a poco más de kilómetro y medio sentí un gran dolor en los isquios y eso me obligó a bajar algo el ritmo, perdiendo segundos en esa primera parte y haciendo más esfuerzo Sköll por tirar de mí”, comenta Nohelia Robles, quien continúa diciendo “que conseguimos alcanzar a tres rivales y seguimos avanzando. Entre esto y el calor, llegamos a la segunda parte del circuito. Sköll perdió la motivación, no dejando de correr del todo pero tampoco corriendo como el sabe… Puede que desmotivación, pero también calor y el lastre que llevaba al bajar ritmo… Aun así entramos en la recta final, logrando alcanzar a un rival que nos dio un pequeño empujón en los últimos metros de meta, entrando los terceros”.

Una vez en frío empecé a sentir más dolor, por lo que por la tarde, una vez relajada, pequeño masaje, y frío y calor en la zona, e intentar poder salir el domingo, para simplemente mantener ese tercer puesto”, añade la musher abulense.

Llegó el domingo, salimos por orden de llegada, terceros, delante de mí a 11 segundos quien entró el sábado segundo, y la primera, a 17 segundos”, indica. “Sabía que no habíamos hecho buena carrera ni ritmos normales a los de las carreras anteriores ni entrenos, con que me llené de fuerzas, hablé con mi compi Sköll y decidimos no sólo conformarnos poco con ese tercer puesto un año más, sino intentar recortar esos 17 segundos que nos distanciaba de la primera”, relata Nohelia.

Ante las molestias, “me pusieron un pequeño vendaje y crema de calor para no sentir mucho dolor en los isquios, y sabía que el domingo era un circuito más sufrido, de los que nos gustaba y que Sköll iba a estar a tope… Solo faltaba que no hubiera sol, y bueno así fue día más fresquito y nublado”.

Nuestra salida era a las 11,15, con que solo quedaban un poco más de 6 kilómetros de sufrimiento, y ya pasaría todo. Volvimos a salir muy bien, con molestias pero intenté no bajar ritmo. Poco a poco a lo lejos, a finales de ese primer kilómetro, iba viendo a nuestra rival más cerca. Eso motivaba, pasamos casi por el km 2 y sabía que ya según la veíamos, la había recortado 11 segundos, con que seguimos avanzando. Zona cortafuegos, un sube y bajas de tres cuestinas. Al empezar esa zona fue cuando alcanzamos a nuestra rival, viendo de lejos a la siguiente y queriendo ir a por ella. Fue difícil esa zona para deshacerse de la rival adelantada, difícil por las cuestas donde Sköll no estaba muy centrado, con que intentamos pasar esa zona lo mejor posible, sabiendo que así sería difícil seguir recortando tiempo a la primera. Una vez llegado arriba, intenté centrar a Sköll para subir ritmo y llegar a esa recta final más fuertes. A lo lejos ya veíamos a corredores de otras categorías y eso nos ayudó a dejar atrás a nuestra rival, que fue bastante lastre para nosotros, y difícil dejarles atrás, pero Sköll volvió a mirar hacia adelante y entramos en meta fuertes”, indica la abulense.

En la segunda tanda, Nohelia Robles y Sköll entraban primeros, sacando 7 segundos a la segunda. “Súper contentos, una media de las dos mangas donde nos colocó en subcampeones de España, a 7 segundos de la campeona”, exclama la ocupante del segundo cajón del podio definitivo.

La subcampeona da la “enhorabuena a todos los compis del campeonato porque creo que para todos ha sido una temporada complicada” y también “a la organización, ya que en todo momento fue un campeonato seguro con todas las medidas anticovid, creo que se lo curraron mucho”.

Y como no, gracias a todos los compis de mi club, Club Mushing León por su ayuda, su apoyo y sus ánimos. A toda mi gente y familia que siempre están conmigo, mis compis y amigos de mi club asturiano, y a mí compi de batallas, Carlos que con su equipo Hati y Faraón, nos han ayudado a entrenar y nos animaron a darlo todo el domingo”, señala Nohelia

Este año nuestro objetivo era poder subir un escalón más en el podium, y a pesar de la primera manga que fue muy mala, logramos esa plata, subcampeones de España en DCWV y séptimo puesto en absolutas, y todo gracias a mi vikingo Sköll”, dice con satisfacción la abulense, que agradece el gran trabajo de los fotógrafos que han estado allí en todo el campeonato y que son los autores de las imágenes que ilustran esta noticia.