@deportesavila / El Diocesanos UCAV se medía el domingo en El Montecillo a la Arandina, en un choque con retos contrapuestos, pues los abulenses, terceros por la cola, buscaban alejarse de las últimas posiciones, y los burgaleses, terceros por arriba, continuar en los puestos que garantizan disputar la fase de ascenso.

En la jornada que suponía el fin de la primera vuelta, el temporal de nieve ha obligado a aplazar la celebración del partido. L intención de los colegiales era comenzar el año con un resultado positivo. Llegabaa a la ribera del Duero después de perder con el todopoderoso líder, Gimnástica Segoviana, pero con buenas sensaciones dado que con anterioridad habían sido capaces de empatar en el campo del Burgos Promesas y de derrotar al Real Ávila.

Dos semanas de entrenamientos llevaba el ‘Dioce’ tras el parón navideño. El técnico amarillo, José Alberto Fernández Somoza, esperaba empezar “lo mejor posible, compitiendo bien” frente a “un rival complicado que va a más y que en los últimos cuatro partidos solo ha encajado un gol, mejorando defensivamente respecto al principio de la temporada. La clave para sacar provecho el cuadro visitante estaba en “ser nosotros y no cometer errores, intentando ser un poco mejores con balón, aunque el campo creo que no está demasiado bien”.

Uno de los problemas a los que se enfrentaba Somoza en este choque era la línea defensiva por las varias bajas que tiene en esa zona. Además de la reciente marcha definitiva de Josito de la plantilla, se unia la sanción que deberá cumplir Mario Hidalgo y la ausencia prolongada en el tiempo de Meneses, lesionado a principio de temporada y que esta semana ha empezado a tocar balón. No obstante, el míster se mostraba confiado en quienes jugasen en la zona porque “el que salga lo va a hacer perfectamente” y no debe servir de excusa “para intentar competir”.

Por lo que se refiere a la Arandina, después de un comienzo de temporada bastante irregular, ha sumado diez puntos en los últimos cuatro partidos, acreditando un total de once, cuatro menos que el ‘Dioce’. Es el segundo equipo máximo goleador del subgrupo, pero también el segundo que más recibe, aspecto que como se ha dicho ha corregido en los últimos encuentros.

El equipo de Aranda de Duero que entrena Álex Izquierdo, en casa ha perdido con el Almazán (1-2) y empatado con el Numancia B (0-0). Cerró el 2020 con dos triunfos, como visitante del Real Burgos (0-3) y como local sobre la Cebrereña (2-1), partido este último que debió ganar el equipo de El Mancho.