@deportesavila / Mucho nivel en el Jarama. Se dieron cita lo mejor del ámbito juvenil del ciclismo. A las diez de la mañana partían los casi 200 participantes, con las curvas del circuito haciendo que el gran pelotón fuera compacto en sus primeras vueltas. Los chicos de Diego Díez-Streambike aguantaban según las instrucciones dadas.

Santos Velayos en su debut  con la escuadra blanquiazul era el primero en ceder, algo normal porque hay que adaptarse. A su vez, Sergio Blanco intentaba algún salto pero era difícil debido a lo voraz que era el pelotón. Posteriormente cedía junto con sus compañeros Lucas Arribas y Javier Jiménez después de haber realizado una gran labor de equipo.

Solo quedaban en el grupo Fernando Sanchidrián y Alberto Galindo, que después de algún intento por coger las escapadas que se formaban, se tuvieron que conformar con buen puesto, 17 y 18, respectivamente, dentro de un sprint con 75 ciclistas y dos corredores del equipo Sanse y Stefano Garcelli que unos metros adelantados  se jugaron la victoria.

En declaraciones de Javier Barbero, director del Diego Díez-Streambike, había sido una “carrera muy espectacular para el público, pero similar a una etapa llana del Tour o Vuelta. Difícil hacerse una escapada y por supuesto controlar, con curvas muy anchas donde mis corredores no pudieron demostrar lo que realmente saben. No obstante, muy contento con todos ellos y los que al final debían estar, estuvieron entre los 20 primeros. En líneas generales, muy satisfecho con el bloque”.