Ángel G. Alameda / El Real Ávila dirime en la tarde del domingo uno de los nueve partidos transcendentales que le quedan para poder seguir luchando por la cuarta plaza que clasifica para el play off. Lo hace en La Bañeza frente a un conjunto que no se juega mucho porque aunque está situado en la parte baja de la clasificación su amplia ventaja con los preceden le tienen prácticamente asegurada la permanencia.

Los encarnados están obligados a lograr el triunfo para no ceder en relación a Astorga y Numancia B, mirando de reojo lo que hagan éstos frente a Cristo Atlético y La Virgen del Camino. Necesitan recobrar la efectividad ante el marco contrario, algo extremadamente preocupante porque en los seis últimos partidos solo han sido capaces de marcar un gol, eso sí, manteniendo la portería a cero.

La falta de gol es la principal preocupación del equipo abulense, que no es capaz de aprovechar las oportunidades claras que se le presentan, sobre todo en el primer cuarto de hora de cada partido. Al respecto Jonathan Prado cree que por el respeto que tienen al Real Ávila los rivales le plantean los partidos muy cerrados, lo que no hacen con otros equipos. “Juegan con la ansiedad nuestra de que no estamos haciendo goles”, indica el técnico, problema que “te lleva a que en el último tramo, cuando estás haciendo todo bien, no consigues el gol para ganar el partido”.

Estima Prado que aún no se han perdido las esperanzas de jugar las eliminatorias por el ascenso. “Ganando este fin de semana todavía podemos estar en la pelea. Mientras haya puntos hay opciones. Si miramos los datos, en las últimas ocho jornadas solo hemos perdido un partido y hecho siete porterías a cero, lo que demuestra que el equipo es competitivo. Otra cosa es que nos pueda faltar lo más importante que es el gol”.

Si tenemos que ponernos nota, nos quedaríamos entre el seis y medio y el siete. Para el play off hay que hacer nueves y medio y dieces, que se consiguen haciendo goles. Es lo que queremos hacer en La Bañeza, un campo muy complicado, pequeño y con el césped irregular”, señala el míster encarnado. “Ellos hacen un juego directo con segundas jugadas. Allí el partido va a ser de un perfil como el de la Cebrereña. Tendremos que adaptarnos al terreno y para eso hemos trabajado esta semana”.

La Bañeza ganó por un solitario gol en la última comparecencia en su campo, rompiendo una mala racha que le privaba de la victoria desde el 11 de noviembre del pasado año. Entrenado por José Díez presenta cierto equilibro respecto a los goles a favor (30) y los encajados en contra (38). En el Adolfo Suárez se llevó un punto al empatar a uno Sampedro cinco minutos después que en la primera parte se hubiera adelantado Diego Ortiz.

El entrenador del Real Ávila tiene para afrontar este encuentro las bajas por lesión de Roa y Rubén Ramiro y por sanción de Diego Ortiz al cumplir ciclo de amonestaciones, estando el resto de la plantilla a su disposición, incluido el defensa Garretas, una vez cumplido el castigo por acumulación de tarjetas que le impidió jugar ante el Briviesca.

LA BAÑEZA – REAL ÁVILA

Domingo 24 de marzo de 2019

Hora: 17,00

Campo: La Eragudina