@deportesavila / Apretado calendario con el que ha comenzado el año 2020 el ciclista abulense Diego Rubio. Sin descanso y tras afrontar la Challenge de Mallorca y la Volta a la Comunitat Valenciana, afronta su tercera prueba en apenas dos semanas: la 40 Vuelta Ciclista a la Región de Murcia, que tendrá lugar el viernes 14 y el sábado 15 de febrero.

La ronda murciana consta de dos duras etapas. La primera conducirá a los corredores desde Los Alcázares hasta Caravaca de la Cruz, con tres puertos de montaña en el recorrido para endurecer el final. Los 50 kilómetros desde Cieza hasta la línea de meta afrontan un constante ascenso que seleccionará la llegada a la Basílica tras 177 kilómetros.

El segundo día también se deberán superar cuatro cotas montañosas, incluidas las subidas a Espuña y a Collado Bermejo, para concluir por las calles de Murcia tras 182 kilómetros. Sin duda, la etapa reina de la carrera, solo apta para los hombres más fuertes en una habitual llegada para un corredor que marche escapado.

El director del Burgos BH, José Cabedo, confía en Diego Rubio para la Vuelta a Murica porque “ya nos ha demostrado que está en forma”. Le acompañarán en el equipo Jetse Bol, Ángel Madrazo, Ricardo Vilela, Alex Molenaar, Willie Smit y José Neves.