Partido entre el Real Ávila y la Ponferradina B
El equipo del Real Ávila se deshizo de una decepcionante Ponferradina B que se presentaba en tierras abulenses como sexta clasificada y de la que la parroquia local esperaba más de un rival que al ser filial de un club de Segunda A se presumía con mayor empaque, pero que sin embargo fue un equipo inferior en todo momento. Partido en general entretenido donde el conjunto encarnado llevó el peso del encuentro y el cuadro visitante se limitó a cumplir el trámite con un fútbol muy limitado y con una actitud positiva en cuanto a que en todo momento intentó jugar al fútbol, sin entrar en acciones violentas o de protesta. Leer más pinchando en el titular de la noticia.
José Manuel Manzano presentó en el once inicial algunas novedades. En la portería repetía Nica en detrimento de Félix, cumplido ya por éste el partido de castigo, mientras que Jaime sustituía al sancionado Rivas, en tanto que Aitor salía por banda izquierda. El guardameta arevalense cumplió con creces, con el veterano centrocampista dirigiendo desde la zona ancha, si bien el espigado zurdo de las botas amarillas –sustituido en la segunda parte por Dani– volvió a demostrar que se ha quedado estancado en su progresión y que le sobran regates en su juego individualista donde termina enredándose sobre sí mismo.

Después de unos minutos de tanteo se vio que sobre el campo quien llevaba la batuta era el Real Ávila. La Ponferradina B prefería esperar a que el anfitrión llegase a su campo y desde ahí intentar sorprenderle, como estuvo a punto de hacerlo en la primera ocasión clara de marcar de Ivi que vio cuando se iba en solitario en dirección a los tres palos abulenses como Nica desbarataba con los pies el peligro en una arriesgada salida. El Ávila pretendía hacer daño en balones por las bandas donde José María y Peña por la derecha, y Koke y Aitor por la izquierda, trataban de desarbolar con rapidez a la defensa berciana.

El primer gol local llegó rebasada la media hora. Fue un soberbio tanto desde lejos, prácticamente desde el medio campo, del lateral izquierdo Koke, que viendo adelantado a Omar no dudo en pegar un trallazo y meter la pelota en la portería visitante. Pudo haber marcado el segundo Emilio pero su excesivo individualismo facilitó que la zaga de la Ponferradina se adelantase a sus intenciones. El veterano medio punta no está dando todo lo que se esperaba de él y apenas se le ha visto pese a que es de los fijos en la alineación titular.

Nada más comenzar el segundo tiempo vino el gol que daba tranquilidad a los encarnados. Fue en el saque de una falta al borde del área visitante. La lanzó Jaime sobre la cabeza de Roberto y el central la metió por el poste derecho de la portería de Omar, donde ya tenía preparada la caña de pescar Peña desmarcado en el punto por donde entró el balón. La Ponferradina B no reaccionó y mostró ser un equipo del montón, aunque tuvo la oportunidad de reducir distancias por medio de Puente que pegó el esférico en el poste. El resto del tiempo el Real Ávila trató sin éxito de aumentar su ventaja ante un indolente rival que apenas creó peligro alguno. (Crónica de Área 11)

2 Real Ávila: Nica; José María (David Franco, m. 86), Roberto, Pablo Simón, Koke; Jaime, Piru; Peña (Dani, m. 76), Emilio, Aitor (Toño, m. 70); y Larsson.
0 Ponferradina B: Omar, Tano, Rubén Alba, Raúl (Álvaro, m. 57), Alberto, Adri, Moisés (Abraham, m. 75), Álex, García (Pablo, m. 46), Ivi y Puente.
Goles: 1-0 (Koke, m. 32), 2-0 (Roberto, m. 48).
Árbitro: El zamorano Luis Javier Alberca García. Mostró tarjetas amarillas a los locales Larsson, Piru, David Franco y Jaime, amonestando al entrenador del Real Ávila, José Manuel Manzano. Por parte visitante recibieron cartulina amarilla Adri, Ivi y Rubén Alba.
Incidencias: Partido declarado medio día de ayuda al club, disputado en el estadio Adolfo Suárez en tarde lluviosa y nuevamente con el marcador averiado, que parece no se va a reparar porque no hay nadie que lo arregle y uno nuevo cuesta 6.000 euros. El encuentro comenzó ocho minutos más tarde debido a que el árbitro obligó a los jugadores del Real Ávila a quitarse los esparadrapos sujetos en el exterior de las medias. Ante el retraso, parte de los 400 espectadores que se dieron cita comenzaron a silbar.