“El negocio se ha apoderado del fútbol, lo ha transformado. Los jugadores, como ha dicho Kroos, son títeres manejados por los grandes intereses económicos. La tecnología, que no tiene nada que ver con el fútbol, se ha apoderado también de él. Al fútbol tratan de cuantificarlo y no es cuantificable. El fútbol es como la literatura, como el arte, no se puede cuantificar. Yo no puedo tener un dato de que el número cinco de tal equipo dio 20 pases acertados y ocho equivocados, porque eso no me dice nada. Porque lo esencial de eso es saber por qué se equivocó, por qué acertó y, lo más importante, la calidad del pase. Y eso no es medible. Y la tecnología se está apoderando, porque detrás de eso hay un gran negocio y, por lo tanto, el negocio se devora al fútbol, lamentablemente. Por ahora, nos aferramos a algunos jugadores que siguen llenándonos de alegría, a algunos equipos, pero son excepciones. En general, los partidos del fútbol profesional o semiprofesional que uno ve son muy aburridos, porque no hay engaño, porque no hay riesgo. Es previsible.” (Ángel Cappa entrenador argentino de fútbol)

Encuentro correspondiente a la jornada número 2 de la Primera División Provincial de Aficionados de Ávila disputado en el Santiago Sanz Arcones.

Partido atractivo y de los que crean afición el disputado en el barrio de la Zona Norte de la capital donde el Sporting Lanzahíta saltó con mucha fuerza. Fruto de ello, a los 2 minutos, sacó mucho petróleo de una indecisión entre el central y el portero local cometiendo, este último penalti, sobre Pedro Guerra. El veterano delantero no fallaría desde los once metros poniendo el 0-1 para el conjunto rojillo.

Trataba poco a poco el conjunto rayista de situarse en el partido y empezaba a llegar con peligro en diferentes acciones de Diego Encinar e Isaac, que Sergio conseguía repeler con seguridad. No obstante y aprovechando diferentes errores en la salida del balón de los locales Adrián, Carlos y Pedro pudieron aumentar el marcador pero Pablo Gutiérrez desbarató todas las ocasiones.

A medida que avanzaban los minutos el Rayo llegaba con peligro en múltiples saques de esquina y en una falta lanzada por Pablo García que Sergio paraba muy bien abajo desviando a córner.

En el minuto 38 se producía la lesión de Ribe y daba paso a Dani Calleja que cuajó una buena segunda parte dando equilibrio en la medular y realizando ese trabajo sucio que poco se valora y que se necesita en todos los equipos.

Como nos tiene acostumbrados el Rayo, a escasos segundos de que se acabara la primera parte, Raúl consigue salvar un balón al espacio en la zona derecha, cercano al córner, dándole el pase a Pablo García y este último, en un centro envenenado donde Pla roza e impide visualmente llegar al cancerbero visitante, logra alojarlo al fondo de las mallas para alegría de la afición local que veía como el equipo no conseguía carburar y estaba casi en la lona. Un gol psicológico que subía el 1-1 al marcador, resultado con el que, finalmente, se llegaría al descanso.

Tras la reanudación del encuentro era, como en la primera parte, el Sporting Lanzahíta el que tuvo la ocasión más clara en una transición donde, a puerta vacía y en línea de gol, Pedro Guerra enviaría un cabezazo por encima del larguero.

Una ocasión que pudo cambiar el devenir del encuentro. Otra vez y casi en la lona se encontraba el Rayo que no estaba nada agusto ante un Sporting Lanzahíta que tiraba de oficio y estaba muy bien plantado.

Según pasaban los minutos el conjunto local empezó a crecer y a dominar muchas fases del juego, empezaban a aparecer Jorge y Pablo generando numerosas ocasiones en muchas transiciones que Sergio conseguía desbaratar. Será en el minuto 70 cuando un enérgico Nano, que entraba en el descanso, conseguía realizar un slalom en la banda izquierda y en el pase de la muerte Álvaro Castillo lo alojaría en su propia portería. Un jarro de agua fría para los lanzahiteños que hasta ese momento estaban aguantando de manera notable.

El gol dio alas al conjunto de la capital que empezó a dominar y a sentirse más cómodo dentro del campo. El trío Nano, Pablo y Jorge (hombres del partido) era un quebradero de cabeza para la zaga encarnada que vio como en el minuto 81 Jorge de disparo duro, cruzado a la derecha de Sergio conseguía poner el 1-3. Un tanto que dio tranquilidad al Rayo donde el empuje de todos había hecho que dieran la vuelta a un partido que rápido se les ponía cuesta arriba con el gol inicial de Pedro Guerra.

En el 88 en una subida de Pablo Hernan- muy peligroso en todo el partido con numerosas internadas- era derribado dentro del área y Raúl en el lanzamiento del penalti fallaría ante Sergio que adivinaba el disparo.

De esta manera, se llegaría al final de los 90 minutos. Un encuentro muy disputado y en el que el Rayo Abulense se llevaría los tres puntos ante un gran Sporting Lanzahíta, un clásico de la categoría y habitual todas las temporadas de la zona alta de la clasificación.

FICHA TÉCNICA

3 C.D. Popular Rayo Abulense: Pablo Gutiérrez, Pablo Hernan, Romo, Marco Lastras, Pla, Ribe (Calleja, min 38), Pla (Nano, min 45), Jorgito, Pablo García, Raúl, Isaac, Encinar (Carlitos Mories, min 70).

1 Sporting Lanzahíta C.F: Sergio, Paco (David, min 72), Alejandro (Alex, min 68), Álvaro (Bobi, min 80), Álvaro Ramos, Nacho, Adri (Alejandro, min 86), Carlos, Daniel, Raúl, Pedro Guerra.

Goles: 0-1 (Pedro Guerra, min 2), 1-1 (Pablo García, min 45), 2-1 (Álvaro propia puerta, min 70), 3-1 (Jorgito, min 81).

Árbitros: Marcos Cuenca Gómez, Moises Nehme Escudero, Andrés García Díaz.

Estadio: Complejo deportivo Manuel Sánchez Granados: “Santiago Sanz Arcones” (250 espectadores)