Á.G.A. / Los dos primeros conjuntos del Diocesanos han hecho su presentación durante la tarde del martes en los campos de Sancti Spíritu, con la ilusión de afrontar la pretemporada como trampolín que les permita alcanzar los mayores retos deportivos.

El equipo que militará en la Primera División Regional de Aficionados, tras el descenso desde Tercera RFEF, se ha propuesto como meta “devolver la ilusión tanto al vestuario como al club porque el año pasado fue muy duro. La temporada se nos hizo muy larga, con mucho tiempo padeciendo”, comenta Iván Lastras, que sigue como ocupante del banquillo.

Tenemos que empezar de cero, resetear y volver todos a nuestro nivel”, asegura el míster amarillo, que afronta una pretemporada que será “dura, con mucha carga física”, jugando varios partidos amistosos “con rivales de mayor entidad para hacer pruebas y llegar lo mejor posible al 10 de septiembre”.

Considera Lastras que la preparación es “clave” para afrontar luego la competición oficial con una plantilla de la que se ha renovado el grueso de la misma, con algunas bajas de jugadores con los que no se ha llegado a un acuerdo. “Los que están aquí han confiado en nosotros desde el primer día y han demostrado su compromiso con el proyecto”.

Se apuesta por el fútbol de Ávila, porque todos los efectivos del plantel son de la capital y provincia, “lo que habla bien de nuestra cantera y que se están haciendo bien las cosas”, asegura el míster, resaltando que el club dispone de equipos en categoría regional desde infantil. Se han incorporado cinco futbolistas procedentes del juvenil “con gran nivel y que les conozco porque les tuve en plantilla el año pasado”, además de contar con diferentes jugadores a prueba.

Sobre el Grupo A en el que militará el Diocesanos, Iván Lastras estima que “va a ser muy fuerte e igualado” porque “cuatro o cinco equipos van a estar muy parejos”. Los rivales “cuando jueguen contra nosotros, al haber descendido de Tercera, van a tener una motivación extra”. Según vaya transcurriendo la temporada se verán las posibilidades de regresar a categoría nacional. De momento no se quiere tener la presión que supone el haber descendido y verse obligado al ascenso, dado que “los exámenes finales son en mayo”.

Sergio Alonso: “No debemos tener miedo a nadie

Después de colgar las botas como jugador del primer equipo, Sergio Alonso se ha hecho cargo del Liga Nacional Juvenil del ‘Dioce’. Con destacada experiencia como entrenador al haber logrado subir al cadete A a la Liga SsangYong, comienza su etapa como técnico del primer conjunto juvenil “con ilusión máxima, ganas y esfuerzo”. “Seguro que hay equipos con más experiencia que nosotros pero lo vamos a suplir con el trabajo diario”, señala, añadiendo que “no debemos de tener miedo a nadie”.

Lo primero es disfrutar”, indica como objetivo del Liga Nacional Juvenil su nuevo entrenador, que busca construir el equipo “lo antes posible” y después “sin ningún límite, sin ningún miedo”, afrontar la temporada “con toda la humidad del mundo pero con la máxima exigencia”.

El calendario ha querido que en la primera jornada se afronte el derbi abulense contra la Zona Norte, “un partido especial para los chicos” pero no el único, porque “tenemos que ganar muchos más partidos de los que tenemos en la cabeza y afrontar la temporada a tope, sea quien sea el rival”.

Alonso podrá contar con 11 ó 12 jugadores de la plantilla del año anterior, a los que hay sumar el ascenso de 5 ó 6 del juvenil regional y 4 ó 5 de incorporaciones de fuera “que nos pueden dar un salto de calidad”.