@deportesavila / David González, junto con su compañero del Caja Rural-Seguros RGA, el venezolano Orluis Aular, han sido dos de los implicados en el multitudinario accidente producido en el desenlace de la segunda etapa de la Vuelta a Burgos que iba desde Vivar del Cid a Villadiego, con 158 kilómetros de recorrido. Ambos han tenido que abandonar la carrera a causa de sus lesiones.

El pelotón entró agrupado y lanzado. Los ciclistas volaban buscando el sprint, con el Jumbo-Visma al frente para hacer el lanzamiento de David Dekker, cuando al paso de un badén en terreno descendente el velocista neerlandés perdía el control de su bicicleta y se desequilibraba provocando una grave caída masiva frente a las vallas a solo 500 metros de la meta en el resto de los corredores que venían tras ellos a gran velocidad.

Solo los tres Jumbo-Visma que estaban lanzando la volata consiguieron salvar la espectacular montonera, plantándose destacados en la recta de meta. El ciclista abulense, quien era el mejor situado al paso del citado badén, se dolía del codo tras salir despedido hacia el arcén, mientras que Orlius conseguía completar la jornada con fuerte dolor en la muñeca. Los dos fueron los únicos del Caja Rural en una montonera en la que se vio involucrado buena parte del pelotón.

Las pruebas realizadas a la finalización de la jornada han mostrado una luxación en el codo para el abulense y una fractura en el escafoides para el venezolano, pendiente de realizar más exámenes para valorar una posible intervención.