@deportesavila / El Casa Social Católica de Ávila de voleibol masculino ganó un complicado partido desde la concentración, con un juego muy táctico ante un buen rival redebutante en la categoría tras muchos años de ausencia.

Los jugadores del candeledano Juan Plaza afrontaban este difícil encuentro con siete jugadores, pero con la incorporación de receptores en sus posiciones habituales.

En el primer set la escuadra abulense salió muy concentrada y con el juego que debía realizar muy claro, entrenado a lo largo de la semana. No obstante, los numerosos errores no forzados del equipo local hicieron que los de la Casa fueran entrando poco a poco en el partido sin desplegar su mejor juego, aunque, eso sí, ya había indicios de que la defensa de los visitantes iba a ser la base de este encuentro. En el 18-20, Plaza pidió un tiempo tras acercarse peligrosamente los locales, para recordar las acciones tácticas, que centró al equipo de nuevo y provocó que se llevaran sin titubear la primera manga por 19-25.

El segundo set fue un calco del primero, con un patrón muy parecido de juego, pero esta vez, la defensa en primera línea destacó positivamente, con los centrales abulenses muy exactos y no dando continuidad en el juego, aunque luego el equipo charro, luchador en todo momento, tras errores no forzados de los abulenses, se acercó peligrosamente con un 23-23, -momento en que el entrenador abulense paró el juego-, cerrando la segunda manga, 23-25.

El tercer set fue el más deslucido en cuanto al juego visitante: los charros fuera del partido y los abulenses viviendo de las rentas. Esto ocasionó que no fueran capaces de cerrar un partido que llegaron a tener en las manos, con un 19-22. Un buen saque dirigido por parte del equipo universitario hizo que las inseguridades volvieran a aparecer en los abulenses, no tanto por la mala recepción, sino por el exceso de confianza y relajación con la que jugaban, pues no fueron capaces de subir el nivel de juego que requería el final del set, así que se lo llevaron los locales por un 26-24.

El cuarto set siguió los derroteros del tercero, con distancia de los abulenses y relajación al final de set, pues los salmantinos -equipo combativo-, remontaron un 16-21, y donde el cansancio físico en los jugadores de la Casa era evidente. Sin poder realizar cambios, los ataques de la escuadra abulense no entraban en el campo contrario, perdiendo por otro muy ajustado 24-26.

Pero, si algo trabaja el equipo abulense este año, es el aspecto más psicológico, olvidaron los dos sets anteriores y se centraron en lo que tenían que hacer. Dirigir los saques, defender el K1 charro y dejarse llevar, y así ocurrió, pues un recital de saques de Sánchez y Calle dejó fuera al equipo universitario, mostrando la calidad y solidez que los abulenses van poco a poco logrando y llevándose el set por un claro 6-15.

Juan Plaza: “Cada semana vamos puliendo errores”

«Estoy muy orgulloso por el esfuerzo físico realizado por mis jugadores y el trabajo psicológico durante la semana. Estamos disfrutando y cada semana vamos puliendo errores de partidos anteriores. De este partido destaco cómo siendo siete jugadores, supimos contener el estrés que eso supone y sacar un partido muy importante para nosotros«.

El próximo partido será el sábado 23 a las 17:00 ante el Segovóley.

FICHA TÉCNICA:

1 Universidad de Salamanca: Mifruda, Morales, Frank, Gil, Gayo, Negro + (Díaz). Barejos y Blanco.

3 Casa Social Católica: Sánchez, Calle, Mayoral, Sampedro, Plaza y Martín + (Castro).

Árbitro: Quiroga

Cancha: Pabellón Polideportivo Miguel de Unamuno de Salamanca.

Parciales: 19-25, 23-25, 26-24, 26-24 y 6-15