@deportesavila / Carlos Soria emprende este domingo viaje hasta el Himalaya con el fin de alcanzar la cima del Dhaulagiri, una de las dos cimas que le restan para completar los catorce ocho miles del planeta y ser alpinista de mayor edad en conseguir este reto.

Para el abulense de 82 años es el enésimo intento de hollar el Dhaulagiri, cumbre de 8.167 metros que se le resiste y que afronta en esta ocasión sin patrocinador. En sus tentativas anteriores a esta montaña se ha quedado una vez a poco más de 100 metros de la cumbre pero la niebla le equivocó coger el camino correcto. La meteorología adversa y la acumulación de nieve son los principales obstáculos que se puede volver a encontrar, con un tramo final muy peligroso.

En la mayoría de las ocasiones anteriores lo intentó en otoño. Ahora va en primavera, estación del año que a priori considera más favorable para lograr su objetivo. Además se encuentra bien físicamente después de haber entrenado intensamente durante los últimos meses.

En esta expedición irá acompañado únicamente por el alpinista Sito Carcavilla, sin poder contar con otro compañero habitual en sus aventuras, el cámara Luis Miguel López Soriano por falta de presupuesto. En el campo base dispondrá del apoyo de Isidoro, su fisioterapeuta en España.

Esperan estar el día 28 de marzo en Katmandú y en los dos siguientes partirán hacia el valle del Khumbu para aclimarse durante varias jornadas, junto con cuatro personas más, entre ellas los dos traumatólogos que operaron al abulense la rodilla. Allí permanecerán entre diez y doce días y a continuación saldrán al campo base con los sherpas.

Si al final hollase el Dhaulagiri, en otoño Carlos Soria intentaría la cima del Shisha Pangma, el otro ocho mil que le falta, donde en su día se quedó por encima de los 8.000 metros, en una cumbre que no era la principal.