@deportesavila / El ciclista  Carlos Sastre, ganador del Tour de Francia en 2008, fue el embajador de l’Etape Granada by Tour, una marcha de 131 kilómetros con salida y meta junto al Palacio de Congresos de la ciudad nazarí y que contó con la participación de más de 1.200 corredores que pedalearon por la comarca del Valle de Lecrín.

Una vez comenzada la prueba, el pelotón marchó en una primera parte en un sube y baja constante. El sprint de Vélez de Benaudalla, un tramo de un kilómetro llano reconocía al ciclista y a la ciclista más veloz. A continuación los ciclistas tenía que superar un puerto de primera categoría, Los Guájares, con 13 kilómetros de ascensión y un desnivel medio de casi el 6%. Después debían afrontar el muro de Saleres, subida corta de 2 kilómetros, antes de afrontar la última dificultad, el Mirador de la Atalaya, puerto de tercera categoría.

Sastre indicó que si bien en la marcha “no hay la misma competición que en el Tour”, “el espíritu de ser algo más que simplemente salir en bicicleta se mantiene. Si un corredor no profesional quiere acercarse a sentir lo que se siente en la ronda francesa, no puede quedarse sin participar en una l’Etapa by le Tour de France”.

Lamentablemente, uno de los participantes de la marcha, de 43 años, sufrió una caída durante su recorrido cuando llevaba cuatro horas de recorrido, siendo trasladado al Hospital de Neurotraumatología de Granada, donde falleció al día siguiente.