A. Goal / El derbi local de la ribera del río Chico, que medía al Diocesanos y al Real Ávila, se decantó del lado visitante gracias a los goles del ex colegial Juli y de Ivi desde el medio campo. Un partido cuya primera mitad más igualada acababa sin goles y que en la segunda dominó el conjunto encarnado, mientras que el amarillo apenas tuvo opciones, salvo en el tiempo de descuento cuando estrellaba un balón en el larguero.

El triunfo de los de Borja Rubiato que puede calificarse como justo, continuando con la buena dinámica que llevan a domicilio, habiendo ganado en cuatro de sus últimos cinco desplazamientos. Un par de cambios introducía el entrenador visitante en el once inicial respecto al que derrotó el miércoles a la Arandina. Reaparecía Carlos Pascual en detrimento de Valdo y salía Julio Rengel por el sancionado Rober. A su vez, Iván Lastras confiaba para el debut en el banquillo ante su afición en diez de los once jugadores que arrancaron un punto de Miranda de Ebro, con el obligado cambio del castigado Ruba por Mario Hidalgo.

La tensión propia de un derbi se hizo notar en los primeros compases, con los dos equipos metiendo intensidad al choque, con mayor control y llegadas por parte encarnada y actuando a la contra el cuadro amarillo. Las primeras ocasiones las firmaron los futbolistas visitantes, con un tiro en el minuto 12 de Walter a las manos de Javi Hernández tras el saque de una falta tres metros por detrás de la media luna y un remate de cabeza de Carlos Pascual en el 23’ que también recogía sin dificultad el guardameta del ‘Dioce’, cuya respuesta era mediante balones largos, estirándose hacia arriba. El primer disparo local no llegó hasta el minuto 36’, efectuado por parte de Jorge Rodríguez, que se marchaba alto.

Un tiro desviado de Juli en el 41’ puso punto final a las acciones de peligro en la primera parte, igualada, con poco fútbol y escaso peligro, con Vicente como único hombre adelantado del cuadro local, que tenía que bajar a por el balón, buscando crear espacios para sus compañeros, quienes incurrían con frecuencia en fuera de juego.

El entrenador amarillo decidió mover ficha en el descanso, sacando a Ángel Encinar para tratar de equilibrar el mando que en la parcela central ejercía Ortolà, cuyo equipo había salido en la reanudación a resolver el derbi cuanto antes. Golpeaba con el primer gol que conseguía Juli a los ocho minutos de arrancar el segundo acto al recibir un centro de Sito Cruz, avanzar hacia el área y una vez dentro chutar para recoger el rechace y batir por bajo al palo contrario del marco defendido por Javi Hernández, quien dos minutos después se veía obligado a intervenir deteniendo otro tiro de Juli tras recibir un pase de Ortolà.

El tanto obligaba al Diocesanos a recomponerse e intentar devolver la igualada al marcador. Reaparecía Pablo Negro para dar más carácter ofensivo. Sin embargo, el partido estaba bien controlado por el Real Ávila, que realizaba las jugadas más peligrosas como un tiro dentro del área de Ivi en el 63’, aprovechándose de un error de Josito, que recogía el portero local.

En el minuto 70 el jugador segoviano, máximo artillero encarnado, sumaba el noveno tanto a su cuenta personal con un golazo que sentenciaba al rival. Desde prácticamente el centro del campo Ivi veía adelantado a Javi Hernández y demostrando su olfato goleador lo enviaba por encima del cancerbero anotando el 0-2 definitivo.

Agotaba los cambios Iván Lastras para echar el resto en lo que restaba del partido para tratar de reducir distancias. No tuvo oportunidad de hacerlo, salvo cuando ya en la prolongación y quedando muy poco para el pitido final, en un saque de esquina Víctor Meneses pegaba un balón en el larguero.

Los tres puntos se iban flotando unos metros aguas abajo del cauce del Chico, para colocar al Real Ávila tercero y en zona de play off, con 41 puntos, dejando anclado al Diocesanos en el último puesto de la clasificación con 16, a siete puntos de la salvación.

Iván Lastras: “La victoria del Real Ávila es merecida

El entrenador del Diocesanos estimaba al final del partido que el Real Ávila había sido superior, calificándole como “un equipazo”, en tanto que el suyo ni siquiera le había metido miedo porque “no le hacíamos dudar ni pensar que en cualquier acción aislada le podíamos hacer gol”. “La clasificación no engaña. Es un equipo que compite muy bien, muy intenso, que no concede nada atrás. Su victoria para mí es merecida. El partido se ha roto y nosotros habíamos hablado durante la semana de hacer un partido largo, con balón parado y tratar de tener alguna acción aislada, pero ellos no han concedido nada. Han aprovechado para hacer el primer gol de un error nuestro. Y el segundo gol no sé si llamarlo genialidad. Parecía que no llevaba aparente peligro y se ha convertido en un golazo. Los chicos se van tocados porque en el partido había mucha ilusión, que estas dos semanas se había recuperado. Felicitar al Real Ávila y nosotros a seguir trabajando para tratar de sacar esto adelante, pasando el duelo y empezando a trabajar el lunes. Todavía queda tiempo” aunque “cada partido que no ganas es una oportunidad perdida”.

Borja Rubiato: “Los chicos han leído muy bien el partido

En la segunda parte hemos dado un pase adelante, jugando con más determinación y decisión”, tras un primer tiempo “en que nos sentíamos cómodos en el campo pero sin que pasara nada”. Así resumía el derbi el entrenador del Real Ávila, que estimaba que su equipo había leído muy bien el partido. “Sabíamos muy claro a donde veníamos y lo que nos iba a requerir”, debiendo mantener el mismo nivel de intensidad. Sus jugadores habían sido “valientes en la segunda parte”.

Juli: “Tenemos una dinámica positiva

El autor del primer gol del Real Ávila se mostraba “contento por el resultado”. “Son tres puntos en un derbi que son algo más. Nos meten ahí arriba para seguir en la lucha por los puestos de la zona de play off”, indicaba el extremo, quien resumía el choque con una primera parte “un poco aburrida, muy disputada, con pocas ocasiones, juego directo y mucho balón parado”, mientras que en la segunda “nos hemos soltado un poquito más y hemos empezado a tener el control del balón. Hemos embotellado al ‘Dioce’ y han llegado las ocasiones y los goles. No nos podemos relajar porque cada domingo el rival se está jugando algo. Lo daremos todo hasta el final”.

Vicente: “El equipo ha luchado hasta el final

El delantero colegial consideraba que el primer gol encajado había sido para ellos “un jarro de agua fría” poco después de comenzar la segunda mitad ante un Real Ávila que había planteado bien el encuentro en un campo que a priori le era complicado. Luego el ‘Dioce’ lo intentó pero recibió el segundo tanto, “un golazo”. No obstante, “no bajamos los brazos y hemos seguido luchando. Hasta la última jornada hay posibilidades”. “Ahora mismo estamos en un momento delicado”, concluía.

FICHA TÉCNICA:

0 Diocesanos UCAV: Javi Hernández; Josito, Mario Hidalgo, Oli, Sergio Nogal; Sergio Alonso (Diego Velayos, m. 75), Fer (Pablo Negro, m. 58), Jorge Sánchez (Ángel Encinar, m. 46), Jorge Rodríguez (Chris, m. 75), Víctor Meneses; y Vicente.

2 Real Ávila: Christian; Sito Cruz, Carlos Pascual, Llorián, Walter; Dani Tena; Juli (Yeriel, m. 75), Ortolà (Valdo, m. 88), Javi de Mesa (Víctor, m. 83); Ivi; y Julio Rengel (Espada, m 75).

Goles: 0-1 (Juli, m. 53) y 0-2 (Ivi, m. 70).

Árbitro: Héctor Juan Bustos (Zamora). Mostró tarjetas amarillas al entrenador local Iván Lastras y al jugador visitante Javi de Mesa.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo cuarta jornada del Grupo VIII de Tercera RFEF, disputado en el campo B de Sancti Spíritu, con asistencia de unos 350 espectadores, incluidos los que se acumularon en el “tendido de los sastres”, fuera de instalación en el montículo del fondo este del campo.