@deportesavila / A dos días del inicio de la competición, el calendario del Grupo VIII volverá a ser modificado -valiendo el inicialmente aprobado- por decisión de la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) para cumplir una notificación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que el organismo que preside Marcelino Maté hace prevalecer al auto judicial que obligaba a incluir al Real Burgos en la categoría nacional y que ahora tendrá que jugar en la regional de aficionados.

La RFEF ha comunicado a la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) que la “Tercera División es una categoría de ámbito estatal”. En su virtud, la entidad presidida por Luis Rubiales se arroga “la competencia en la composición y conformación de los grupos, así como el calendario de competición”.

Por no haber sido “parte en el procedimiento judicial al que corresponde el auto en cuestión, hoy la RFEF “ha interpuesto un incidente de nulidad de actuaciones en base a la indefensión que esta forma de proceder ocasiona a esta RFEF y a otros muchos motivos” (no cita cuáles).

La RFEF demanda a la FCYLF que “respete las competencias del grupo VIII y del calendario aprobado en tal sentido, por lo que la federación regional ha decidido mantener “la composición del grupo VIII de Tercera División por los 20 equipos que conformaron la misma al término de la temporada 2017/2018 y obviamente, en este mismo orden de cosas, incluyendo al Real Burgos C.F., SAD como uno de los 18 equipos que conformarán en la temporada 2018/2019 el grupo A de la 1ª División Regional de Aficionados”.

Ahora, según la FCYLF “a la mayor brevedad posible se habilitarán los procedimientos informáticos necesarios para respetar el calendario de fechas, equipos y emparejamientos, aprobado en la Asamblea General de esta Federación, de fecha 26 de julio”.

Todo lo anterior debe significar que valdrá el calendario inicial y el Real Ávila ya no jugará en el campo del Palencia Cristo Atlético sino en el Adolfo Suárez ante el Burgos Promesas. Por su parte, la Cebrereña no se enfrentará en El Mancho a la Segoviana sino a La Virgen del Camino.

En el calendario del grupo A de la Primera División Regional de Aficionados, el hueco que dejaba cada jornada el Real Burgos será ocupado otra vez por éste.

La actuación de los órganos federativos de fútbol, además de ignorar el Estado de Derecho, saltándose a su antojo las decisiones judiciales, solo cabe calificarla (por decirlo de forma leve) de auténtico despropósito en grave perjuicio de los clubes -que ya tienen planificados sus desplazamientos-, despreciando a los miles de aficionados que contribuyen a mantener el fútbol modesto. Un desmán y ‘cachondeo’ de dirigentes incompetentes que utilizan el deporte en beneficio propio de la forma que sea.