El Sporting Lanzahíta dice ahora que “no se retira”

Juana Jiménez / Donde dice digo…, digo diego. Después de anunciar mediante un duro comunicado que se retiraba de la competición, arremetiendo contra los estamentos federativo y arbitral, el Sporting Lanzahíta recula en su postura y ahora comunica que “tras numerosas deliberaciones y conversaciones con la Federación de Fútbol, ha decidido no retirarse de la competición y acaba los partidos que quedan como se pueda”, añadiendo que “el presidente del club dará más explicaciones en un próximo comunicado”.

Ciertamente una situación dantesca que adultera y perjudica la liga provincial del fútbol aficionado, ya que no puede permitirse que la veleidosa voluntad de un club pueda admitirse por parte de la Delegación Provincial de Fútbol, quien ha de aplicar y velar por el cumplimiento de las vigentes reglas de competición. Si se readmitiese al Lanzahíta después de no jugar el último partido frente al Casillas por haberse retirado, quedaría en entredicho la seriedad que debe presidir las actuaciones de los órganos federativos, dañando el interés de un campeonato que se encuentra a falta de dos jornadas para su conclusión y donde está en juego el título de campeón.

Hay que lamentar que la Primera División Provincial de Aficionados, que estaba en franca expansión por el mayor número de equipos inscritos en esta temporada y con la posibilidad de incrementar la cifra mediante la creación de una Segunda División, se vea empañada por decisiones arbitrarias que tiran por tierra el trabajo de los clubes y de las localidades donde se ubican, que con gran ilusión y esfuerzo hacen posible ofrecer domingo a domingo el espectáculo del futbol.

Desde el punto de vista meramente deportivo, la antepenúltima jornada no ha ofrecido ningún resultado sorpresa. A falta de seis puntos por disputarse y con cinco de diferencia entre ellos, el Hoyo de Pinares no falló ante el Valle del Zapatero ni el Burgohondo en su desplazamiento a Mombeltrán. Con independencia de todos los vaivenes producidos en los despachos, hoyancos y burgohondeños se jugarán el título la próxima jornada en el partido de mayor aliciente de toda la temporada.

El Hoyo cumplió los deberes

El Hoyo de Pinares salvó uno de los últimos escollos que tenía en esta recta final y se quedó con los tres puntos a costa del Valle del Zapatero (3-1) en una tarde con buena entrada en San Miguel. Los jugadores hoyancos dominaron a su rival pero sólo al final de la primera parte pudieron abrir el marcador con un gol de Nano. En la segunda parte Cuadrao puso el 2 a 0, recortando distancias el equipo visitante por medio de José Carlos al aprovecharse de un fallo de la zaga local. Petrilla anotó el tanto de la tranquilidad que sentenciaba la victoria del Hoyo (ver crónica del partido).

El Burgohondo no cede

Rápidamente puso tierra de por medio el Burgohondo en su visita a Mombeltrán donde ganó 1-3. A los veinte minutos los del valle del Alberche vencían por 0 a 2, con goles de Guillermo y Chino. Reaccionaron los villanos y sobrepasada la media hora de juego reducían diferencias con un tanto de Eros y los burgohondeños esperando ansiosamente el descanso. En la segunda mitad, el dominio correspondió al conjunto local que estuvo a punto de empatar, pero los peligrosos contraataques visitantes materializaron a través de Catalá el tercer gol que les daba la tranquilidad.

Sotillo y El Arenal no marcaron

Partido sin goles el que protagonizaron en El Teso el Sotillo y el Deportivo Arenal. El único encuentro que se adelantó a la jornada del sábado resultó accidentado. Al cuarto de hora el banquillo local y algunos aficionados invadieron el terreno de juego, por lo que tuvo que intervenir la Guardia Civil, recibiendo un futbolista visitante un puñetazo en la cara propinado por un espectador. Una vez que se calmaron las cosas, se reanudó el choque sin que se moviera el marcador en el tiempo restante, siendo expulsado en la segunda parte el jugador arenalo Chicho (ver crónica del encuentro).

El Candeleda más cerca de El Tiemblo

El equipo entrenado por Luis G. Montil derrotó por 3-2 a El Tiemblo, al que se aproxima en la clasificación. Javi Murru fue una vez más el protagonista local con dos goles conseguidos en la primera mitad, el segundo de ellos de bonita factura. Los tembleños reaccionaron en la segunda parte hasta empatar el resultado, que se desniveló en el último minuto cuando Javi Fleitas transformaba un penalti que le hicieron (ver crónica del partido).

Tres victorias locales

La primera, protagonizada por el Guisando Entregredos que superó por 2-0 a la Casa Social, con un gol marcado en cada tiempo. En el primero anotó Chetus y en el segundo Diego ‘Vacila’. La segunda a cargo del Pedro Bernardo que se deshizo de El Barco por 2-1 después de remontar un tanto en contra, marcando Nacho y Luis antes del final de la primera parte. Y la tercera obtenida por idéntico resultado al anterior por parte de La Adrada en casa a costa del Piedralaves.

Triunfo visitante

A cargo de El Barraco quien derrotó a domicilio al Navatalgordo (2-4) en un partido que comenzó con una ventaja de dos goles para los barraqueños que se vieron igualados en la primera mitad. El equipo visitante sumó los tres puntos al anotar dos tantos en los últimos minutos.