Ángel G. Alameda / El Real Ávila sufrió su primera derrota de la temporada ante la Segoviana en La Albuera. Quince días después le llegaba la segunda, en este caso en el Adolfo Suárez donde el Bupolsa se ha encargado de quebrar la condición de invicto del equipo encarnado en su estadio. Los de Jonathan Prado han recibido un duro golpe pese a dominar y tener las ocasiones pero los tres puntos se los han llevado los burgaleses.

Tras un inicio de campaña fulgurante, con cinco triunfos consecutivos, se ha pasado de las vacas gordas a las flacas, al encadenar dos partidos sin puntuar y sin marcar un gol. La falta de acierto frente a la portería contraria ha sido la causa principal de la derrota que lleva a caer al Real Ávila hasta la cuarta posición, todavía en zona de play off, pero con equipos llamando a la puerta como el Zamora, Cristo Atlético, Bembibre y Astorga, dos de ellos próximos rivales de los abulenses.

De inicio, varios cambios en la alineación habitual del Real Ávila. No jugaba Issa en el lateral derecho -ni siquiera estuvo en la convocatoria- y los flancos los cubrían Josito por la derecha y Llorián por la izquierda. Obispo entraba en el centro de la defensa acompañando a Garretas. Diego Ortiz salía en la media punta, dejando a Javi de Mesa en el banquillo tras su participación con Castilla y León en la Copa de Regiones UEFA. Su lugar en el ala zurda lo ocupaba  Rubén Ramiro, que entregaba su banda derecha a Edu.

El partido vio en sus primeros minutos como los locales se hacían con el control, con el Bupolsa a la expectativa. La primera oportunidad la tuvo el conjunto visitante cuando en el minuto 12 tuvo que meter la mano Nauzet para desviar el remate de Guti al saque de esquina de Adrián. En el caso del equipo local, su primera ocasión vino en el 18 en las botas de Juli que casi en la línea de gol no llegaba a un centro por la derecha de Edu.

Abulenses y burgaleses practicaban un juego futbolístico diferente. Mientras que los primeros buscaban la portería contraria, los segundos se oponían con todos sus elementos al ataque encarnado a base de multiplicarse en el trabajo,  ahogar las tentativas de los anfitriones e impedirles crear jugadas de peligro, saliendo a la contra.

El Bupolsa no dejaba a sus anchas al Real Ávila y además su guardameta Álvaro del Val hacía un paradón a un remate de Garretas en el minuto 20. En la jugada siguiente volvía a intervernir el arquero visitante deteniendo un disparo de Josito.

Los discípulos de Jonathan Prado trenzaban una jugada de tiralíneas en el 34, repleta de precisión entre Diego Ortiz, Juli y Sergio Ramos, que terminaba en Rubén Ramiro, quien desde la izquierda efectuaba un disparo que salía fuera. La mejor oportunidad hasta entonces para poder abrir el marcador.

Era difícil para el Real Ávila sorprender al oponente. El centro del campo no funcionaba como en encuentros anteriores. Y sobre todo se notaba en exceso la ausencia de un hombre gol. Las dificultades para anotar las sufría Juli que lo intentaba pero su disparo se iba alto. Y el que más, Rubén Ramiro, que a cinco minutos para el descanso le llega un balón largo desde la derecha enviado por Josito y frente a frente a Álvaro del Val le manda fuera, con todos los pronunciamientos favorables para poder marcar.

Tras el receso en la caseta, Juli dejó su sitio en el equipo encarnado a Iván Vila, quien no solucionó los problemas ante la portería contraria. Peli tuvo la primera del segundo tiempo, tras una jugada conducida por Diego Ortiz, lanzando el esférico desde el punto de penalti cerca del poste derecho del marco burgalés.

Eran los primeros compases de la segunda mitad de un duelo donde el Real Ávila había salido decidido a resolver cuanto antes y el Bupolsa a defender el 0-0 y sorprender al contraataque. El choque tenía la viveza que le ponía Rubén Ramiro que con la mejor disposición no pudo culminar en el minuto 53 un remate suyo de cabeza.

Prado volvía a echar mano de otro jugador del banquillo e introducía a Javi de Mesa, quitando a Josito. El futbolista madrileño ocupaba su habitual lugar en la banda izquierda, pasando a la derecha Rubén Ramiro y Edu retrasando su posición para cubrir el lateral defensivo. También quitaría del campo a Diego Ortiz, poniendo a Raúl Arroyo.

El Ávila buscaba el gol con dos disparos que se iban altos a cargo de Sergio Ramos y Edu. Pero el guión que apuntaba que podía llegar en cualquier momento a favor del equipo abulense se cambió porque en el 77 una acción al contraataque del Bupolsa, con Guti de protagonista robándole la cartera a trompicones a los defensas locales -que no estuvieron muy afortunados en despejar el peligro-, permite que en uno de los rechaces el balón lo coja Diego para batir a Nauzet e instalar el 0-1, resultado definitivo.

Los burgaleses habían hecho lo más difícil: asaltar el fortín del Adolfo Suárez y sumar los tres puntos ante un Real Ávila que no superó la prueba, pese a su dominio.

FICHA TÉCNICA:

0 Real Ávila: Nauzet, Josito (Javi de Mesa, m. 61), Obispo, Garretas, Llorián, Peli, Rubén Ramiro, Sergio Ramos, Juli (Iván Vila, m. 46), Diego Ortiz (Raúl Arroyo, m. 75) y Edu.

 

1 Bupolsa: Álvaro del Val, Pablo Castilla, Jaime, Sergio, Carlos Gaviño, Juanma, Diego, Adrián (Varona, m. 79), Guti, Rubén (Víctor, m. 88) y Etxarri (Jero, m. 63).

Gol: 0-1 (Diego, m. 77).

Árbitro: Jorge Lorenzo Tormes (Salamanca). Mostró tarjetas amarillas a los locales Josito y Diego Ortiz; y a los visitantes Carlos Gaviño y Jero.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la séptima jornada del grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 400 espectadores. Antes de comenzar se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de las inundaciones de Mallorca.