A.G. / El alpinista Carlos Soria está desde ayer en el campo base del Dhaluligiri, una de las dos cimas que le faltan para completar los catorce ocho miles. Para poder llegar hasta allí ha tenido que salvar el monzón que “este año ha sido mucho más fuerte que otras veces” y del que aún no tiene “la absoluta seguridad de que se haya retirado”.

El fenómeno meteorológico les ha hecho “pasar siete días en Pokhara bajo la lluvia”. Subieron al campo base desde el campo italiano. “Era la primera vez que andábamos en tantos días y fue duro por la poca o casi nada aclimatación”, comenta el abulense en el primero de los vídeos que ha difundido de esta expedición, la primera en muchos años para la que no tiene patrocinador.

No olvida Soria en su alocución “agradecer el gran apoyo” que le brindan “más que nunca” sus seguidores. Gratitud que se extiende a su club, la Real Sociedad Española Peñalara, por “el esfuerzo que está haciendo para ayudarnos”.

El veterano montañero concluye siendo optimista, afirmando que “seguro que lo vamos a hacer muy bien y vamos a llegar a la cumbre”.