@deportesavila / A los tres requerimientos de la justicia para que se incluya al Real Burgos en el grupo VIII de Tercera División, aún sin cumplir, y que han motivado que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) le retire todas las competencias del campeonato, a la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) y a su presidente Marcelino Maté, ahora se les une la resolución del Tribunal del Deporte de Castilla y León (TDCYL) por la que les obliga a restituir al Palencia Balompié a la Primera División Regional en un plazo de dos días hábiles. Esta situación afecta al devenir de la competición en la que que participan los equipos abulenses Colegios Diocesanos y Bosco de Arévalo.

Cuando se llevan disputadas 16 jornadas del Grupo A de la Primera División Regional de Aficionados -casi la mitad de la competición- la FCYLF ha propuesto un nuevo calendario para dar cumplimiento a la resolución del TDCYL, incluyendo al Palencia Balompié en la segunda vuelta, quedando como estaba la primera vuelta, si bien los partidos que debía haber jugado el equipo palentino tendrán que disputarse los miércoles, día a todas luces inviable para la mayoría de los clubes, cuyos futbolistas son aficionados y tienen obligaciones laborales o de estudios que les impiden desplazarse a mitad de semana.

Según el nuevo calendario elaborado por la FCYLF y que va a ser sometido a aprobación mañana martes por la Comisión Delegada de la Asamblea General, el Bosco jugaría a domicilio contra el Palencia el 20 de enero, fecha en la que se inicia la segunda vuelta y que estaba señalada como descanso por la vacante dejada por el Real Burgos. Unos días después, el miércoles 30 volvería a enfrentarse al conjunto palentino en Arévalo para recuperar el choque de la primera vuelta. Por su parte, el Colegios Diocesanos recibiría en Ávila al Palencia el 31 de marzo, en partido correspondiente a la segunda vuelta, disputando el de la primera el día 3 de abril en la capital palentina.

El asunto viene desde antes del inicio de la temporada 2018/2019 cuando la FCYLF decide excluir al Palencia por impago de una deuda y le desciende a la liga provincial, ocupando su lugar el Atlético Palencia 1929. El equipo palentino no salió en categoría provincial al no depositar un aval de 7.000 euros que le exigía la FCYLF para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones en la temporada 2018/2019.

El Palencia elevó un recurso al TDCYL por defectos de forma  y de procedimiento, presentando alegaciones la FCYLF, a la que el TDCYL le obliga por resolución de 28 de diciembre último a restituir a la regional al equipo de Palencia, si bien la FCYLF ha dirigido un escrito al TDCYL alegando que el Palencia no ha solicitado en momento alguno ser reintegrado a la categoría regional de aficionados. También aduce que “antes de cualquier reintegro en ninguna categoría debería ser anulada” una medida de inhabilitación existente. Igualmente pone de manifiesto que el impago de la deuda del Palencia impide la tramitación de licencias.

En su escrito al TDCYL, de acuerdo con el nuevo calendario, la FCYLF considera que el Palencia Balompié debe disputar su primer partido el 20 de enero, con el fin “de que disponga de un plazo razonable para organizar el equipo con el que vaya a competir, así como, si es de su interés, solventar la deuda que le impide la expedición y renovación de licencias”.

El presidente del Palencia Balompié, Javier Rodríguez, ha anunciado que solicitará a la FCYLF el descenso del Atlético Palencia 1929 a la liga provincial.