Los cicloturistas que han realizado el reto Ávila-Suances-Ávila, en el
monumento a los ciclistas abulenses, antes de la salida
@deportesavila / Como sucediese el año pasado con el “Reto Santiago 2d”, un grupo de cicloturistas abulenses han realizado durante el último fin de semana lo que han denominado Reto “Ávila Gran Fondo 2016 – De la Muralla al Mar”,  consistente en tres etapas que les han llevado de Ávila a Suances (Cantabria) y vuelto de nuevo a la capital abulense.

Uno de los componentes del grupo de cicloturistas, César Chaves, nos cuenta como se ha desarrollado el evento.
«El grupo cicloturista “Avila Gran Fondo” hemos llevado durante el fin de semana del 2,3 y 4 de julio el reto “Ávila Gran Fondo 2016 – De la Muralla al Mar-”. Un grupo formado por 8 cicloturistas y un equipo de apoyo logístico de 2 personas con un vehículo de asistencia. El objetivo no es otro que realizar las etapas programadas y disfrutar de lo que nos gusta, dar pedales. Para ello hemos llevado a cabo una preparación específica durante los meses previos al evento y sobre todo un trabajo en equipo durante todo el trayecto. Es un proyecto de grupo, no de individualidades y durante todo el recorrido la premisa siempre ha sido esa, el interés del grupo; basado sobre la misma tónica, relevos equitativos a un ritmo soportable por todos y pendientes unos de otros. El objetivo era que llegáramos todos juntos al destino y así ha sido.
El sábado 2 de julio a las 7 de la mañana desde el Palacio de Congresos frente al lienzo norte de la muralla de nuestra capital y tras foto junto al Monumento a los Ciclistas Abulenses emprendemos la primera de las etapas que tras 370 kms. nos llevaría hasta Suances (Cantabria), elegida como destino por ser uno de los puntos de costa más accesibles desde nuestra ciudad. Para todos los participantes suponía un nuevo récord de distancia recorrida en bicicleta en un solo día y aunque el perfil orográfico sobre el papel era accesible el fuerte viento de norte durante la mayoría del recorrido sobre todo, pero también  la lluvia a la entrada de Cantabria se encargaron de ponernos en serias dificultades. Necesitamos hasta el último minuto de luz del día para alcanzar Suances, donde llegamos a las 22:05 horas tras casi 13 horas pedaleando. Finalmente y debido a obras y desvíos obligados para evitar el uso de las autovías fueron 380 kms. los realizados este día. Éste fue sin duda el día más complejo de los tres.
El grupo en Suances
La segunda etapa nos debía llevar desde Suances hasta Saldaña (en Palencia) transcurriendo por el valle del Cabuerniga primero y por el paso de Piedrasluengas después para devolvernos a Castilla a través de la montaña Palentina pasando junto al nacimiento del Pisuerga. Tras las dificultades de la etapa anterior, ésta resultó mucho más gratificante, la distancia era menor (finalmente fueron 167 kms.), aunque con dos puertos de montaña (Collado de Carmona y el ya citado Piedrasluengas), con un desnivel acumulado positivo de casi 3.000 metros, pero con una climatología realmente agradable y  por parajes de gran belleza para el disfrute cicloturista. Finalmente sobre las 19.30 llegábamos al hostal de Saldaña.
Rodando en grupo
La tercera etapa comenzaría a las 9:30 de la mañana, las previsiones ya nos anunciaban tormentas y desde casi el inicio fuimos testigos de varias de ellas  a lo largo del recorrido que afortunadamente fuimos evitando por poco. Por terrenos planos, ideales para rodar en grupo fuimos consumiendo los 265 kms. que tenía esta etapa. Paramos en Medina del Campo para comer con un fuerte calor en ese momento, pero ya se divisaba la tormenta que descargaba en Ávila. Evitamos el agua, pero no el fuerte viento que acompañó a la tormenta y que de nuevo nos dificultó los últimos 90 kms. hasta Ávila. A la altura de Hernansancho empezaron a aparecer los primeros compañeros que salieron a nuestro encuentro para recibirnos y acompañarnos en los últimos kilómetros hasta Ávila. Tras parada y foto en Las Berlanas (por ser la población de 2 de los participantes) finalmente sobre las 20.30 horas alcanzábamos Los 4 Postes, punto final a nuestra aventura donde nos esperaban nuestras familias.
A pesar de las dificultades, sobre todo del primer día, la experiencia ha sido muy satisfactoria. Se ha conseguido el reto propuesto, no hemos tenido ningún percance digno de reseña, ni siquiera un pinchazo, la convivencia y la dinámica de grupo ha funcionado a la perfección. Casi seguro que habrá reto 2017. Ahora unos días para recuperarnos.
Objetivo cumplido. Foto a la llegada en Los Cuatro Postes
Agradecer a los patrocinadores que nos han apoyado económicamente (Avi-Bike, Talleres Samuel Villacastin, WallByte Systems, Pandora – Gestión Documental  y  Construcciones Rodri-López), así como al equipo de logística, que ha cumplido con su cometido a la perfección.»