@deportesavila / El alpinista Carlos Soria ha tenido que declinar poder hacer cumbre en el Dhauligiri, una de las dos que le restan -la otra es el Shisha Pangma- para completar el ciclo de las catorce ocho miles. Es la novena vez que el veterano montañero, próximo a cumplir los 80 años, desiste de ascender a este pico.

Abandonamos la expedición porque la montaña está totalmente intratable”, ha informado el abulense a través de un vídeo. “Los sherpas se quieren bajar. Tienen mucho miedo. Han sido arrastrados siete por una avalancha y la montaña ahora está en peores que cuando ocurrió”, señala Soria.

Estoy encantado de volverme”, asegura el alpinista. “No me vuelvo hecho polvo”, todo lo contrario, “contentísimo y con ganas de regresar la próxima primavera” en la que espera tener un patrocinador. “Alguna vez subiremos allí arriba”, asegura. Con problemas en la rodilla, ésta no ha sido la causa de su retirada sino las malas condiciones de la montaña y por respeto a los sherpas.

Una retirada que también han hecho otros ocupantes del campo base como un grupo polaco, la expedición del suizo Kari Kobler y un montañero japonés. Quedan allí tres personas y otras dos que han estado en el Manaslú, que aún quieren intentar subir al Dhaulagiri.