@deportesavila / Grizzlies Ávila finalizó su segunda temporada con la disputa de la Iberian Bowl Youth. El torneo dejó bastantes buenas sensaciones en los abulenses, con un final agridulce para los chicos. En esfuerzo y entrega alcanzaron su objetivo con creces, pero los resultados no acompañaron.

Pese a que los jugadores son de categoría U11, una vez más compitieron en U13, la categoría superior, con la que empezaron la competición. El primer partido contra Scorpions se escapó a los de Ávila por muy poco y en los instantes finales. En su primer ataque se quedaban muy cerca del touchdown, si bien en el down de ataque, los nervios pudieron a los chicos y no fueron capaces de lograr la anotación aun cuando estuvieron a pocos centímetros del objetivo.

Los primeros en lograr abrir el marcador fueron Scorpions, que se pusieron 6-0 en el marcador. El partido avanzaba con muy buenas sensaciones por parte de los abulenses, quienes lograban empatar a seis. El resto del encuentro fue muy igualado y hubo ocasiones para haber logrado la victoria en la segunda parte, pero Grizzlies Ávila no fue capaz de dar el último paso en ningún momento y la mayor experiencia de los jugadores catalanes fue determinante en el resultado final, ya que lograron un segundo touchdwon a falta de muy poco tiempo para finalizar el choque, que establecía el marcador en 6-12. Lo que dejaba a los abulenses sin tiempo para reaccionar, y lo que es peor, anímicamente sería un golpe del que no supieron reponerse en todo el torneo.

El segundo partido de los U13 era contra los eternos amigos de Cuervos. Fue muy disputado en los primeros compases, hasta que los de Fuenlabrada consiguieron su primer touchdown. A partir de aquí, las ganas de anotar y lograr la victoria por parte de los U13 les hizo cometer numerosos errores. Jugaron muy bien en defensa, pero no terminaban de estar acertados en ataque, lo que hizo que el partido terminara en 0-20.

Por lo que se refiere al tercer encuentro del torneo, Grizzlies Ávila se enfrentaba de nuevo a Scorpions. Los chicos volvieron a centrarse mucho y nuevamente las sensaciones eran muy buenas, hasta que llegó el momento clave del partido. En una jugada de ataque, consiguieron atravesar la defensa contraria y cuando ya contaban con un touchdown que les pondría por delante en el marcador, a falta de poco más de un metro de la zona de anotación y sin ningún rival cerca, un jugador abulense, por un defecto en el sistema de sujeción, perdió un flag que fue a parar al suelo, lo que significaba que la jugada se daba por terminada en ese mismo lugar. Fue el punto de inflexión tras el cual todo cambió. Poco después se llegaba al descanso y en la segunda parte no fueron el mismo equipo. El resultado final de 0-13 acabó por desmoralizar del todo a los chicos, que ya en su último partido contra Cuervos, sin ninguna opción en el torneo, finalizaron derrotados por 25-0.

Los U17 empezaron el torneo contra Pinto Goldbats. Al igual que los pequeños, a medida que transcurría el partido, las sensaciones eran muy buenas. Las jugaban las realizaban fluidas y bien ejecutadas, pero sin terminar de lograr anotar. Una vez más, la falta de experiencia les hizo cometer errores puntuales en los peores momentos y el marcador finalizó con 0-14 a favor de los madrileños.

Inmediatamente después de concluir el primer encuentro, Grizzlies Ávila U17 comenzaba el segundo contra Templars. La decepción del resultado del primero, junto con el enorme calor que hacía por la tarde, dificultó mucho a los chicos abulenses el poder disfrutar este partido que no tuvo color. Como ya se ha comentado en alguna otra ocasión, Templars está varios escalones por encima de los de Ávila, que apenas pudieron hacer otra cosa que coger experiencia y corregir fallos para seguir avanzando.

El tercer encuentro era de nuevo contra Pinto Goldbats. Lo iniciaron con la esperanza de poder lograr algo positivo. Empezaron muy bien, centrados y ejecutando todas las jugadas con acierto, pero una vez más la suerte no estaba con los abulenses. En cuanto los madrileños lograron su primer touchdown se acabaron las opciones. Los chicos, nerviosos y un poco decaídos, comenzaron a cometer errores que finalizaron en dos intercepciones y anotaciones del equipo de Pinto, por lo que el resultado fue otra vez negativo a los intereses de los Grizzlies.

El último partido frente a Templars no fue distinto, ya que a los abulenses no les salía nada y volvían a cometer varios errores críticos. Eso sí, la entrega de los chicos a lo largo de todo el campeonato fue completa y no hay nada que reprocharles. Al contrario, solamente cabe agradecer el esfuerzo y reconocer sus errores para seguir avanzando. En todo caso, hay que darles la enhorabuena.

Los equipos de las dos categorías, U13 y U17, se encuentran en el camino correcto. La mala suerte terminará por esfumarse. Y en ese momento, cuando sean capaces de cambiar la tendencia, los chicos de Ávila darán enormes alegrías.

Ahora toca descansar a Grizzlies Ávila, cargar pilas para la próxima temporada, donde a los chicos que ya están se unen nuevos jugadores. En la tercera campaña habrá sorpresas y nuevos objetivos.