Se han disputado las primeras cuatro colleras de los octavos de final de la Copa Castilla, con unas carreras espectaculares propias del poderío de liebres de nuestra tierra en esta época. La galga arevalense de Nuestra Señora de las Angustias es uno de los lebreles que disputará la siguiente fase, mientras que La Castellana fue eliminada.

En La Pedraja de Portillo por un lado, Ciruelos se imponía a Galgueros de Odra en dos carreras de 1´25″ y 1´45″. La otra collera que se disputaba en ese corredero entre Nª Sª de Las Angustias y Siete Iglesias, estuvo más disputada, en la primera carrera el punto era para la hembra de Arévalo con un tiempo de 1´25″ y el macho de Matapozuelos era amonestado. En la segunda carrera de 1´30″, el macho se imponía claramente y en la tercera y definitiva de 2′ 27″ la hembra volvía a puntuar y conseguía la clasificación para cuartos de final.
En el corredero vallisoletano de Bercero, se disputaban las otras dos colleras de la jornada. La primera collera entre Los Murieles de Salamanca y Villarramiro de Palencia, disputaba una primera liebre de 40″ nula, la segunda liebre marcaba un crono de 4´10″ siendo descalificada la representante palentina y amonestado el macho de Salamanca. En la tercera carrera y ya con un exento, el macho era de nuevo amonestado en otra liebre valiente de 3´11″. Por tanto esta collera entre la descalificación de Villarramiro y la eliminación por doble amonestación de los Murieles deja un exento para cuartos de final.
En la otra collera que se disputaba en el mismo corredero, Rayo de Vezdemarban se deshacía de la representante de La Castellana de Ávila, en dos carreras válidas de 2´46″ y 2´34″, junto con una nula de 30″ que habían disputado anteriormente.
Por tanto, un exento, Ciruelos (Valladolid), Nª Sª de las Angustias (Ávila) y Rayo de Vezdemarban (Zamora), son los clubes clasificados para la siguiente fase.