«El deporte a mis 5 años, era un juego, a mis 12, una diversión y a mis 20 mi pasión»
Ánimo Álvaro, estamos contigo a recuperarse

 

Crónica de Fernando López del Barrio

 

Nos gustaría hablar solamente del partido desde el punto de vista deportivo, pero no podemos de dejar pasar por alto un hecho lamentable que hemos de comentar para que se tomen las medidas necesarias por los responsables, Federación, equipos, escuelas, es una llamada de atención a quien corresponda. En el minuto 18 el bravo jugador salmantino Álvaro se lesiona de gravedad (deseamos la pronta recuperación del chaval), al hacer este pequeña crónica parece ser que ha sido fractura de cubito y radio. En el primer momento entrenadores de ambos equipos y público nos alarmamos. La rápida intervención de Javi Vega llamando al 112 para que acudiera una ambulancia para evacuar a Álvaro al hospital, porque desde un primer momento la lesión parecía importante. La ambulancia llegó unos veinte minutos después, insufribles viendo al chaval. Llegó primero la Policía Local y cuando llegó la ambulancia no pudo acceder directamente al campo porque parece ser que no tiene acceso. Desde una esquina donde quedó aparcada acudieron dos sanitarios con una camilla de ruedas que desplazó a Álvaro al hospital. Pregunta ingenua, ¿no es posible que exista una ambulancia durante el desarrollo de la jornada deportiva en la mañana y tarde de los sabados en los campos donde se esta desarrollando? Porque además en la mañana del sábado en un partido de cadetes ha ocurrido un choque entre dos jugadores, resultado, uno, diez puntos de sutura en la ceja, y otro, conmoción tras unos minutos parece ser inconsciente. Dio la casualidad que dos padres de otros jugadores eran médicos y pudieron prestar los primeros auxilios. Pero también nos dicen que tardó en llegar la ambulancia. Pongamos el remedio antes de males mayores, una ambulancia durante toda la jornada es la idea pero se admiten sugerencias y sobre todo los equipos reúnanse y acuerden algo, ya.

 

Centrándonos en el partido, decir que el Real Ávila, sigue por la senda de los triunfos, cuatro partidos, cuatro victorias, doce puntos. Creo sinceramente que había bastantes diferencias entre los equipos, y aunque se adelantaron los visitantes los locales, sin perder la calma, tenían en Mayoral y David Galindo un continuo peligro. Y así vino el empate con un gran gol tras un regate de David Galindo y un tiro cruzado al poste largo que hacía imposible la estirada del portero salmantino, gran gol. Luego el recital goleador de Mayoral, con su habitual brega y fuerza hizo un «Hat-trick», con un cuarto gol, que fue el gol del partido, tiro desde lejos al ver fuera de la portería al meta charro. Gran rendimiento del equipo de Miguel Ángel Nieto que sin hacer un partido brillante, sacaron a relucir, su entrega, su preparación física y su instinto goleador, de esas dos puntas de lanzas pero un juego que sale partido tras partido a jugar en equipo. En resumen a seguir soñando y próximo viaje a Palencia, a disputar el partido próximo contra La Amistad otro que tiene los mismos puntos que los infantiles abulenses. De la UDS infantil, un equipo que salió sin complejos tratando de jugar de tú a tú a los abulenses, deportivos y lógicamente seguros que afectados al ver la lesión de Álvaro, pero el Ávila al día de hoy nos parece superior. Y reiterar lo dicho en el titular, un abrazo cariñoso para Álvaro, ánimo y pronto viéndote jugar y disfrutar

Alineaciones

REAL AVILA: Adrián, Pablo, Manu, Javi, Somoza (Min. 35 Adrián); Mayorga (Min. 57 Edu), Oli (Min. 69 Sergio), Gustavo (min. 61 Alex),Juan Carlos (Min.63 Miguel Ángel) ; Mayoral y David Mayoral.
U.D.S SALAMANCA: Davi; Rober, Riki, Ruben, Silleros; Miguel (min. 50 Jorge), Javich (Min. 51 Diego)i, Álvaro (Min. 18 Alvarito), Cascón; Ventura y Carlos (min. 35 José)
Arbitro: Sr Báñez Martín, quizás un poco exagerado con las tarjetas pero sin complicaciones.
Campo de El Seminario. Gran número de aficionados en la grada sin problemas entre las aficiones de Salamanca y Ávila. Tarde desapacible a ratos cayó una ligera lluvia.