Foto: www.fchoyodepinares.com
La llegada el próximo domingo del décimo noveno capítulo liguero de la provincial abulense de fútbol se presenta para los equipos de la parte alta como decisiva. Las jornadas han transcurrido y hay varios equipos con opciones de ganar al final de temporada el campeonato. Dos de ellos se enfrentan entre sí. El líder, Hoyo de Pinares, recibe en San Miguel al tercer clasificado Burgohondo.

Un partido entre dos equipos separados por tan sólo dos puntos que calibrará si el Hoyo se encuentra o no en un período de bajón como parece deducirse por sus últimos resultados, sacando adelante los choques por la mínima. Para el Burgohondo –que lleva tres semanas consecutivas ganando-, una victoria a domicilio supondría acariciar la cabeza de la clasificación y dar un golpe de autoridad respecto a los conjuntos que persiguen el mismo objetivo. A su vez, un triunfo local supondría un paso hacia delante para los hoyancos y una enorme elevación en su autoestima.
Entre los dos equipos anteriores está el Sporting Lanzahíta, que atraviesa un momento dulce y que no pierde desde el 27 de noviembre del pasado año, habiendo obtenido siete victorias seguidas. Esa fortaleza se supone suficiente para doblegar al Piedralaves, penúltimo clasificado, pero que lleva sin perder las tres últimas semanas.
Mientras tanto, el Atlético Candeleda quiere curarse las heridas de sus malos resultados de las dos últimas jornadas, que le han supuesto bajar del segundo al cuarto lugar. Saldrán doloridos a El Llano tras su derrota en El Tiemblo el pasado domingo. El Barco es el equipo que les visita, navegando por la zona baja de la tabla y que en sus desplazamientos únicamente ha sido capaz de sumar un punto.
En el campo municipal de La Cotá, La Adrada recibe la visita de El Tiemblo. Dos equipos en situaciones diferentes, el local, que vio quebrada en Piedralaves una racha positiva, y el visitante que cogió la directa hace tiempo y ha encadenado siete victorias consecutivas. Por tanto, los puntos en litigio tienen un valor añadido para ambos contendientes.
Y en Sotillo tendrán que tener muy en cuenta a El Barraco, un duelo con rivales separados en diez puntos. Los sotillanos se han mostrado irregulares últimamente y los barraqueños no ganan desde el pasado año. Habrá que ver quién de los dos será más efectivo al final de los noventa minutos.
La rivalidad vecinal presidirá el partido entre el Mombeltrán y el Deportivo Arenal. Los villanos se muestran fuertes en casa, donde sólo han perdido un partido en toda la temporada, en tanto que los arenalos llevan invictos desde hace tres semanas. La nota más característica de este choque es la igualdad, separados los dos equipos por un mínimo punto.
El Deportivo Mijares no quiere sorpresas en el encuentro ante el Casillas. Y no debe haberlas porque los mijariegos acreditan cinco triunfos en las seis últimas jornadas, en tanto que los casillanos han perdido los cuatro últimos. Tampoco desea verse sorprendido el Guisando Entregredos, anfitrión del Valle del Zapatero. Los guisanderos han caído en las tres últimas jornadas, acumulando seis derrotas consecutivas los de Navarredondilla y San Juan del Molinillo.
Una revivida Casa Social recibe a un flojo Pedro Bernardo. La diferencia de puntos se presenta a favor de los de la capital con nueve más. Por eso, el partido se presenta de color verdinegro y además suman tres semanas sin perder.
Con necesidad de aumentar su casillero se presentan tanto Navatalgordo como Internacional Ciudad de Ávila. Para los del Valle del Alberche es una gran oportunidad de sumar la quinta victoria.
Todos los encuentros se disputan a las 16:00 horas del domingo 30 de enero.