Aunque no ha tenido su mejor día, Carlos Sastre ha sido décimo en la etapa de hoy, a 32s de Igor Antón, ganando cuatro posiciones en la general, en la que ahora es decimotercero a 3-03 del ciclista vasco. En la meta de Pal, hacía su resumen de la jornada.
Bueno, hemos tenido la segunda etapa con final en alto, un día muy rápido en el que de salida ha pegado un viento de cara impresionante. Eso ha hecho que la escapada tardase mucho tiempo en hacerse. Finalmente se han ido los dos corredores que han hecho escapados casi todo el recorrido y luego por detrás se han puesto a tirar diferentes equipos para controlar la carrera y tratando de endurecerla también, puesto que durante la mayor parte del tiempo daba viento de costado”, comentaba el líder del equipo Cervélo.
Para Sastre, el de hoy “ha sido un día de muchísimo desgate, porque la carretera siempre picaba hacia arriba y no ha sido para nada cómoda”. “En la parte final, por primavera vez en mucho tiempo en este valle dirección a Andorra, daba un viento de culo impresionante y luego en la parte final, en los últimos 15 o 20 kilómetros, el viento ha cambiado para dar de cara. Eso ha provocado que los ataques llegasen un poco más tarde”, añadía.
A nivel personal, el abulense reconoce que “las sensaciones no han sido las mejores, pero bueno, Tondo ha hecho una etapa sensacional, consiguiendo el tercer puesto y ha ganado otra posición más en la general de esta Vuelta a España”. “Yo he tratado de perder el menos tiempo posible, y para eso he contado con Iñigo Cuesta, que ha estado cerquita de mí”, concluía Sastre, que mañana disputará la duodécima etapa entre Andorra la Vella y Lleida, de 175 kms, con un único alto puntuable, de 2ª categoría, lejos de la meta, donde se prevé una llegada al sprint.