Después de la escuela, solo quería ir a jugar fútbol en la calle, para distraerme de mi alrededor y de las malas compañías con las que nunca quise relacionarme. Jadon Sancho

Una de las cosas que nos llama la atención en Arévalo, cuando hemos ido a jugar, es la gran cantidad de chicos y chicas congregados alrededor de las pistas de fútbol cercanas al complejo deportivo municipal. En estos tiempos donde la gente suele acumular demasiadas horas delante de una pantalla- en este “modus vivendi” que gira alrededor del sedentarismo y todas sus formas- es algo curioso. Una circunstancia nada extraordinaria si echamos la vista, tal vez, quince años atrás.

Es una alegría que en este rincón morañego, todavía, los “chavales” bajen a la calle a jugar al fútbol con toda la libertad que implica la ausencia de la mirada de los mayores, reglas, rigor táctico, etc. Además de lo positivo que implica el contacto entre los más pequeños del pueblo a la hora de socializar y conocer de cerca al vecino de al lado desde la más temprana edad lo que reforzará el sentido de pertenencia en ese lugar común que comparten.

En muchos lugares se ha perdido ese contacto con la calle. Desde bien temprano se apuesta por la inclusión en centros de tecnificación y la inmersión en la competición desterrando la creatividad, la invención y la experimentación. Este factor hace que muchos chicos y chicas acaben abandonando el fútbol después de juveniles o vean la práctica de fútbol como una obligación más que como algo lúdico para divertirse y despejarse.

Partido correspondiente a la jornada 19 del campeonato liguero de la 1º División Provincial de Aficionados de Ávila. El partido comenzó con ambos equipos dispuestos a jugar el balón, apostaban por sacar el balón jugado sin demasiados pelotazos. A medida que avanzaban los minutos el Rayo se sentía muy cómodo en el campo y empezaba a dominar. De esta manera, en el minuto 7, llegaría la ocasión más clara para el equipo visitante con un disparo de Francisco Lorenzo al poste.

Fruto del asedio amarillo a la portería defendida por Samuel, Gonzalo Martín “Nano” aprovecharía un error en la salida del balón del conjunto local para poner el 0-1. El gol hizo justicia en el marcador. Sin embargo, el Bosco de Arévalo empezaba a generar peligro con buenas triangulaciones iniciadas por Mario González y las internadas y constantes desmarques en ruptura de Javier Gómez que no terminaba de finalizar.

El Rayo mostraba solidez defensiva y sobre todo Romo, Iosif, Rodri e Isaac (hombres del partido) eran los encargados de hacer ese trabajo sucio a la hora de generar superioridades defensivas y establecer equilibrios en las líneas. El mismo Isaac pudo ampliar el marcador en el 35 en un mano a mano que es parado de manera notable por Samuel. Finalmente, con ventaja para el conjunto capitalino se llegaba al final de los primero 45 minutos.

La segunda mitad empezó con dominio de los morañegos y pudieron dar un golpe en el marcador, en los primeros segundos de la segunda parte, en un mano a mano que no terminan de culminar ante Ismael Garro que mostró gran seguridad durante todo el partido manejando bien los tiempos y con varias intervenciones de mérito.

En el minuto 56 la entrada de Seidán dio más profundidad a los locales generando varias faltas peligrosas que no lograron materializar. No obstante, el conjunto visitante supo sufrir y realizó una gran labor defensiva en el asedio del Bosco de Arévalo. En el minuto 80 llegó el primer acercamiento con peligro del Rayo en la segunda parte con un buen pase de Julio César a Encinar que solo ante Samuel no logra materializar y Francisco Lorenzo en el rechace envía fuera.

Posteriormente, en el minuto 90, Encinar, en una excelente jugada individual, ante el asombro de los aficionados congregados en el estadio municipal, puso el 0-2. Distancia que pudo verse incrementada minutos después en un uno contra uno de Seco que como dicen los Chichos: No se puede estar viviendo siempre pensando y pensando. Pensando y pensando se quedó Seco ante Samuel y enseguida se le echaron encima dos defensores del Bosco errando el uno contra uno.

Victoria del Rayo Abulense en una tarde soleada muy apetecible para practicar el fútbol.

FICHA TÉCNICA

0 C.D. Bosco de Arévalo: Samuel, Alberto, Adrián, Mario (Valentín, min 74), Rubén, Iván, Víctor, José Luis (Ignacio, min 46), Marcos, Oscar (Seidan, min 51), Javier.

2 C.D. Popular Rayo Abulense: Ismael Garro, Rubén Darío (Seco, min 61), Romo, Iosif, Dani De Castro, Rodri, Isaac, Jorgito (Julio César, min 75), Gonzalo Martín “Nano”, Radu (Encinar, min 67), Francisco Lorenzo (Manu Guerra, min 85).

Goles: 0-1 (Gonzalo Martín “Nano”, min 12) 0-2 (Encinar, min 90)

Árbitros: Darlin González, Alberto Linacero, Daniel Gómez.

Estadio: Estadio Municipal (250 espectadores).