Diego Rubio en el suelo, tras sufrir la caída. Foto: SPORT PHOTO

@deportesavila / No es 2022 el año de Diego Rubio. Cuando acababa de reaparecer tras cuatro meses en el dique seco debido a una fractura en la cabeza del fémur derecho, sufrida el 27 de enero durante la disputa del Trofeo Port de Alcudia de la Challenge de Mallorca, el corredor de Navaluenga ha vuelto a sufrir un percance en la primera etapa del Tour de Estonia, después de haber participado en el breve prólogo de inicio.

Rubio daba con su cuerpo en el suelo al verse “envuelto en una caída que no pude evitar”, comenta el propio ciclista en sus redes sociales. Como consecuencia de la caída le fue diagnosticado “fractura abierta de cúbito y radio”, teniendo que ser operado de urgencia en la noche del viernes.

Muy duro lo que me toca vivir otra vez. Tras tantísimo trabajo tenía ilusión y buena forma”, señala el ciclista del Burgos BH, al que desde Deportes Ávila le deseamos una pronta recuperación.