López Manrique / La localidad morañega de Rivilla de Barajas albergó en la noche del pasado viernes la cuadragésimo tercera edición del trofeo puntuable para el Campeonato de Castilla y León de Supercross, con gran éxito de público, dado que se dieron cita alrededor de 2.000 personas.

Una manga de entrenamiento y tres clasificatorias tuvieron que afrontar los 24 pilotos de las categorías SX1 y SX2, de los que 15 entraban para la final. En una bonita carrera se imponía el júnior asturiano Pablo Gutiérrez que sumaba 25 puntos. Tras él quedaba el también júnior, el vallisoletano Marco Alonso con 20, completando el podio el palentino Daniel Bartolomé con 16.

El mejor de los abulenses y único clasificado entre los 15 finalistas fue Diego Crespo, 11º. Igualmente participaron Juan Antonio Conde, Iván Gil, Juan Martín y Héctor Dueñas, sin que ninguno de los cuatro pudiera acceder a la final.

En la categoría de 65 c.c. las dos primeras plazas se las llevaron pilotos de Ávila. Celso Rodríguez se subía a lo más alto del cajón, acompañado en el segundo por Carlos Martín. La tercera posición correspondía al toledano Mateo Collado.

Y en automáticas el podio era totalmente madrileño, con Óscar Martínez en primera posición, Diego Oliveros en segunda y Manuel Olmedo en tercera. Los abulenses Fran Jiménez y Claudia Jiménez terminaban 8º y 9ª, respectivamente.