Aroa Fernández / La próxima temporada 20/21, prevista para comenzar en septiembre si la situación sanitaria lo permite, contará con un hecho histórico para la provincia abulense: por primera vez, Ávila contará con tres equipos de fútbol compitiendo en la Tercera División: Real Ávila, Diocesanos y Cebrereña.

El que será Grupo VIII estará compuesto –previsiblemente- por 24 equipos, que se dividirán a su vez en subgrupos por provincias, de tal manera que por un lado compitan Astorga, Júpiter, Virgen del Camino, La Bañeza y Bembibre (León),  Salamanca B, Santa Marta y Peñaranda (Salamanca), Tordesillas y, quizás, Simancas (Valladolid) y Cristo Atlético y Becerril (Palencia). El segundo subgrupo lo conformarían Mirandés B, Arandina, Burgos Promesas 2000, Real Burgos y Bupolsa (Burgos), Numancia B, Almazán (Soria), Segoviana y La Granja (Segovia) y los tres abulenses citados anteriormente: Real Ávila, Diocesanos y Cebrereña.

En el extremo opuesto a la provincia de Ávila, encontramos a Zamora, que no contará con ningún representante en Tercera División después de que el Zamora CF haya sido ascendido.

A priori, el Real Ávila parte como uno de los favoritos para alzarse con las primeras posiciones de la tabla, mientras que los recién ascendidos Cebrereña y Diocesanos se encuentran en el punto de mira por justo lo contrario: de ellos se espera que luchen por permanecer en la categoría después de acabar el curso.