M.S. / El último partido de liga del Rugby Ávila Club era decisivo para determinar su clasificación final en el grupo B de la cuarta categoría madrileña. Si ganaba y conseguía un punto de bonus se proclamaba campeón. Para ello tenía que afrontar un choque en el campo de un histórico del rugby español como es el CAU Metropolitano. No pudo ser y perdió por 40-28, terminando segundo en la tabla, por detrás del Tres Cantos.

Ante un buen número de seguidores que se desplazaron con el equipo hasta Madrid, el RAC ofreció sus últimas jugadas en partido de competición liguera, la segunda que afronta un proyecto que se ha ido consolidando, ofreciendo a los aficionados de la capital abulense otra modalidad deportiva. 
Pese a cierta decepción por no haber quedado primero de grupo, hay que destacar sobre todo el magnífico trabajo desarrollado, buscando crear una cantera con los más pequeños mediante la realización de diversas actividades de promoción y el propósito de constituir un equipo femenino.