Ángel G. Alameda / La jornada del domingo a priori deparaba los encuentros de los tres equipos abulenses de fútbol en Tercera División más la presentación ante su afición del Ávila Sala. Sin embargo, las circunstancias de la Covid-19 van a hacer que solo la mitad de los conjuntos previstos puedan competir.

Tras estrenarse con victoria sobre el Bupolsa, el Real Ávila repite en casa midiéndose al Almazán soriano. El objetivo es sumar otros tres puntos más a costa de un rival que no pudo jugar la primera jornada por positivo de coronavirus en el Real Burgos, el equipo del que era anfitrión.

El Almazán es un clásico del Grupo VIII que mantiene buena parte de la plantilla de la temporada pasada, formada por jugadores veteranos y que ha recuperado para la misma al experimentado portero Heredia, procedente del Alfaro riojano, y al centrocampista Khalifa, que estaba en la Arandina, además de fichar a un par de futbolistas del Tardelcuende.

En la convocatoria realizada por el Real Ávila para el partido que se disputará en el Estadio Adolfo Suárez a las 17:00 horas, José Manuel Jimeno cuenta con todos sus efectivos, a excepción de Corozo que continúa con molestias.

Por su parte, el Diocesanos UCAV, tras comprobar lo difícil que es la Tercera División perdiendo en su debut en la categoría con el Numancia B, afronta su primer encuentro a domicilio en la matinal del domingo visitando al inédito Real Burgos a las 12:00 horas en el Luis Pérez Arribas, uno de los campos de Pallafría.

Puntuar en este desplazamiento sería un buen resultado de las huestes colegiales, que viajarán con la baja de Moreta, dispuestos a no dejarse sorprender por un club que llegó a estar en su momento en Primera División y que se ha reforzado con tres jugadores procedentes del Burgos Promesas como el portero Christian, el defensa Osky y el centrocampista Cerezo. También ha firmado a dos futbolistas del Bupolsa, el defensa Dani Portal y el delantero Diego Pérez, así como al guardameta Álex Campos, de La Jonquera; los medios Cristian, del Briviesca, y Sedano, del Lermeño; y el delantero Pedro, del Palencia.

Quien no podrá jugar es la Cebrereña como consecuencia de los hasta 11 positivos existentes en el rival que le correspondía, la Arandina, con la que debía verse las caras en El Montecillo en su primer partido fuera. El equipo de la ribera del Duero aún no ha podido estrenarse en la competición, habiendo visto aplazadas sus dos primeras jornadas.

Tampoco podrán disfrutar los aficionados del debut como local del Ávila Sala en la Segunda División femenina de fútbol sala, previsto para la mañana del domingo en el pabellón de San Antonio. Le visitaba el Universidad de Valladolid, equipo que cuenta con un caso positivo de Covid-19 en su plantilla, lo que ha obligado al aplazamiento del encuentro por parte del Juez de Competición.