A. Goal / Mejor no pudo terminar el año 2020 para los equipos abulenses de la regional juvenil Zona Norte y Diocesanos B, ambos en lo más alto de la clasificación del Subgrupo A-2 de la Liga Recoletas, con seis puntos cada uno y un balance de dos victorias y una derrota.

La nieve ha impedido que norteños y colegiales disputen la cuarta jornada, la primera del 2021, en la que pretendían seguir en sus privilegiadas posiciones. En el polo opuesto se encuentran Bosco de Arévalo y Real Ávila, antepenúltimo y penúltimo, respectivamente, con un triunfo cada uno, que en el caso del conjunto encarnado no podrán aumentar al corresponderle descanso según el calendario, como tampoco lo podrá hacer el cuadro morañego por la situación meteorológica adversa.

El sábado debía saltar al terreno de juego en la capital abulense la Zona Norte buscando un resultado positivo a costa del Sporting Uxama, que cuenta con los mismos puntos que los anfitriones, aunque situado en la cuarta plaza. Los chicos de Pablo García confíaban en hacer un gran partido y quedarse con los tres puntos en juego para no verse superados por un rival complicado, dotado de personalidad, y ante el que tendrían que luchar mucho.

El encuentro del Diocesanos B, también el sábado, parecía menos difícil. El equipo colegial tenía el primer compromiso liguero del año desplazándose al campo del colista, El Espinar San Rafael, que ha perdido los tres partidos disputados. El choque debía servir para que los de Ismael Peña sumasen tres puntos más y se mantuvieran arriba.

Ya el domingo, estaba previsto que el Bosco de Arévalo afrontase en Soria un choque con el Calasanz. Frente a frente, dos equipos separados por un pañuelo de un punto a favor de los sorianos que han perdido en sus dos últimos choques. El conjunto morañego fue el ganador en la última jornada de 2020 del derbi con el Real Ávila, lo que les ha otorgado un buen subidón para comenzar el nuevo año.