@deportesavila / El inicio de la segunda vuelta del campeonato en Tercera División le ha traído suerte al Real Ávila que completaba un domingo redondo al ganar el partido frente al Real Burgos mediante un solitario gol de penalti anotado por Peli a cuatro minutos del final del tiempo reglamentario, con una espesa niebla que cubría el terreno de juego de San Amaro.

El equipo abulense volvía a la capital burgalesa con el objetivo de no dejar escapar los tres puntos en juego y con la necesidad de reponerse del varapalo sufrido en la jornada anterior con el Burgos Promesas. Regresaban a la convocatoria los recuperados Rubén Ramiro, Diego Ortiz y Cristo, ocupantes del banquillo. Los dos primeros saldrían en la segunda parte. Se caían del once inicial Sito Cruz y Jorge Sánchez, entrando en su lugar Edu López y Sergio Rivera, respectivamente.

La primera mitad comenzó con igualdad entre los dos equipos, pero con un Real Burgos que quería llevar la iniciativa ante un rival que buscaba la contra, señala Burgos Deporte. La primera ocasión del partido llegaba del lado local por medio de Pablo. Tras el lanzamiento del delantero, el balón pegó en el travesaño y el balón botó en la línea de gol, pidiendo los locales el gol. Sin embargo, el colegiado entendió que el balón no había sobrepasado la línea y el tanto no subió al marcador.

Era la primera jugada polémica del partido. Antes del descanso, los abulenses tuvieron sus dos primeros acercamientos sobre la meta burgalesa antes de llegar al final de la primera parte.

Segunda parte con niebla

Tras el descanso, la niebla fue cayendo sobre San Amaro. El Real Burgos volvía a saltar al tapete con la intención de superar a un rival que no había demostrado ser superior. Un buen remate de cabeza de Castro se iba alto. En respuesta, el Real Ávila tendría su primera ocasión clara en los pies de Rubo pero Ibai sacó su disparo.

Aprovechando la intensa niebla, que con el paso de los minutos era más intensa, ambos conjuntos buscaron fortuna con lanzamientos lejanos en busca de sorprender a los guardametas.

Cuando el partido agonizaba, llegaba de nuevo la polémica. Un jugador del área caía dentro del área rojipardilla y el colegiado no dudaba en señalar la pena máxima. Peli no fallaba y hacía el único tanto del partido a falta de cuatro minutos para el final.

Tras el gol, el Real Burgos se lanzó a por el empate, con tres jugadores en punta. Antes del final, Juli caía dentro del área abulense, expulsando el colegiado al delantero local, además del entrenador Dani Santos y su segundo, Marcos Andrés por las intensas protestas al trío arbitral.

La victoria es la número diez del Real Ávila, que se mantiene en la novena posición, situado a siete puntos del Numancia B, el cuarto clasificado, que empataba a cero en el campo del segundo, Burgos Promesas. El Real Ávila podría ascender a la séptima plaza y reducir su desventaja a cuatro puntos si se confirma el resultado de 0-3 con el que iba venciendo en Almazán, partido suspendido en el minuto 58 por el fuerte viento reinante. No se puede pedir más en cuatro días.

FICHA TÉCNICA:

0 Real Burgos: Ibai, Herrador, Negrín, Santiago, Negral, Iván (Pana, m. 70), René, Juli, Castro, Pablo y Juan (Hontoria, m. 79).

1 Real Ávila: Alberto, Edu López, Llorián, Garretas, Rafa Álvarez, Peli, Manu Moreira (Diego Ortiz, m. 72), Sergio Rivera (Jorge Sánchez, m. 56), Rubo, Javi de Mesa y Mayorga (Rubén Ramiro, m. 72).

Gol: 0-1 (Peli de penalti, m. 86).

Árbitro: Daniel Piñuel Peña (Zamora). Mostró tarjeta amarilla al local Juli, expulsando a Iván y al entrenador y segundo entrenador del Real Burgos, Dani Santos y Marcos Alfredo. Por parte visitante fueron amonestados Manu Moreira y Llorián.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo segunda jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el campo de San Amaro (Burgos).