Noel Martín y Christian Venge con la medalla de oro. Fotos: RFEC

@deportesavila / El ciclista abulense Noel Martín junto al catalán Christian Venge se han proclamado este sábado campeones del mundo en tándem de fondo en carretera en ciclismo adaptado en la competición que desde el jueves se viene desarrollando en Cascais (Portugal).

El arenalo y el barcelonés se han puesto el maillot arco iris al igual que lo han hecho en el mundial con la selección española Ricardo Ten y Joan Reinoso en las pruebas contrarreloj. Para Noel Martín es la segunda medalla de oro en un campeonato mundial de paraciclismo, dado que ya obtuvo una en el año 2014 junto a Carlos González.

Todo un éxito para Noel, que a finales del pasado año se había quedado sin compañero tras la marcha unilateral de Adolfo Bellido con Eloy Teruel y con el que fue subcampeón del mundo en 2019. La alianza del abulense con Venge, de 48 años, que llevaba seis años sin competir, no ha podido ser más provechosa. Su nuevo compañero era toda una garantía para alcanzar la gloria, dada su experiencia con cuatro juegos paralímpicos en sus piernas en los que se subió al podio en seis ocasiones, sumando dos medallas de oro, dos de plata y un bronce, además de dos campeonatos del mundo teniendo como compañero a David Llauradó.

La victoria de Venge-Martín no pudo ser más emocionante, lográndola en un fantástico sprint. En la recta iban segundos tras los holandeses Vincent Ter Schurer y Timo Fransen. Lo dieron todo, hasta el límite de sus fuerzas y con un gran golpe de pedal, mediante un crono de 2:33:04, cruzaban primeros la línea de meta por delante del dúo neerlandés, que se llevaban la plata. Habían pedaleado durante 117,6 kilómetros, dando 14 vueltas a un circuito de Estoril y frente a 19 tándems.

La lucha por la medalla de bronce estuvo entre Adolfo Bellido y Eloy Teruel, que después de haber intentando el triunfo desde lejos en el transcurso de la carrera, no podían con otra pareja holandesa, Tristan Bangma y Patrick Bos, que se adjudicaban el metal. El tercer tándem masculino español, Ignacio Ávila y Joan Font, tuvo que poner pie a tierra antes de tiempo debido a una avería mecánica. Mejor les fue al tándem femenino formado por Ginesa ‘Kuki’ López e Irene Méndez, séptimas con 2:34:38, dentro del grupo que disputaron las medallas.

Cómo fue la carrera

A poco de arrancar Italia encendía la mecha y con un tremendo ataque lograba abrir hueco para alcanzar diferencias cercanas al minuto. Los transalpinos rodaban varias vueltas en cabeza hasta que el pelotón, en el que viajaban Venge-Martín y Bellido-Teruel lograba darles caza. Antes se había tenido que retirar el otro tándem rojigualdo. Ávila y Font sufrían en la primera vuelta un problema mecánico que les obligaba a perseguir a un pelotón ya lanzado. Los excampeones del mundo se veían condenados a retirarse al cabo de varias vueltas intentando contactar sin éxito.

Neutralizados los italianos, la cita tomaba otra nueva dimensión gracias al ataque de Bellido-Teruel, que lograban abrir un hueco importante con respecto a un pelotón del que también saltaba más tarde Bélgica, que se uniría al dúo nacional para caminar juntos durante el resto de la cita.

Bellido-Teruel manejaron entre 20 y 50 segundos de margen hasta que ya en la última vuelta las dos duplas neerlandesas abrían gas para darles caza a falta de alrededor de un kilómetro. Venge-Martín, siempre a rueda de los ‘orange’ y tras intentarlo en alguna ocasión, esperaron su oportunidad y ya en la recta final lograron mostrarse como los más fuertes en un emocionante y agónico final.

El maillot arcoíris vuelve a un tándem nacional tras la victoria de Ignacio Ávila y Joan Font en 2018. Christian Venge, uno de los mejores paraciclistas nacional de la historia, suma así el oro mundial a una extraordinaria nómina de títulos.

Adolfo Bellido y Eloy Teruel lograban sacar fuerzas tras una gigantesca exhibición y lograban una nueva cuarta plaza que sabe a poco premio para la valentía mostrada en el autódromo portugués.

Una carrera muy dura

Noel Martín señalaba tras la carrera que “ha sido un cúmulo de emociones. Pensaba que nos iban a pasar. Ha sido una carrera muy dura, con muchos ataques”. “Eloy y Adolfo parecía que iban a llegar; se merecían llegar después del trabajo que han hecho”, declaraba en un enorme gesto de compañerismo Venge, que con Martín cuentan con grandes posibilidades de volver a unos Juegos Paralímpicos, en este caso los de Tokyo, que se celebrarán del 24 de agosto al 5 de septiembre próximos.