Piscina municipal de El Barco de Ávila

La piscina municipal de El Barco de Ávila contará este verano con un desfibrilador ventricular para ser utilizado en caso de que cualquier usuario entre en parada cardiorrespiratoria. Para ello, los técnicos deportivos y socorristas acuáticos del Ayuntamiento han sido formados en el manejo del desfibrilador.

Por otra parte, un centenar de personas han participado en los cursos de natación que ha organizado el Ayuntamiento de El Barco de Ávila de acuerdo con el programa ‘Deporte de Verano’.
Dichos cursos se han impartido en horario de mañana y han estado repartidos en tres niveles para las edades de 4 a 14 años y un nivel para personas adultas durante la primera semana de julio. Este año como novedad se ha puesto en marcha un plan experimental de ‘Natación para Discapacitados Físicos’.
Las piscinas de verano barcenses fueron sede hace unos años de un importante simulacro para crear un protocolo de emergencias entre los diferentes servicios locales: Protección Civil, Guardia Civil, ambulancias, helicóptero, socorristas acuáticos municipales, etc. Son frecuentadas por personas de las numerosas localidades limítrofes para disfrutar de la temporada estival ya que cuenta con unas instalaciones modernas en un auténtico paraje natural y un equipo de personal de servicios, profesores de natación y socorristas acuáticos, que hacen de estas piscinas un lugar privilegiado.