@deportesavila / De vuelta a tierras cordobesas, el abulense club MusherCross Viking disfrutó de un gran fin de semana, tanto sus mushers como sus canes, subiéndose al cajón en dos ocasiones.

Gran ambiente, temperatura idónea para la práctica deportiva y una gran organización del Club Deportivo Mushing Córdoba, fue lo que se encontraron, además de un circuito de 5 kilómetros por caminos cuya parte final picaba bastante, bastante entretenido, con subidas duras, algunas bajadas y falsos llanos.

En la modalidad de bikejöring sénior femenina, el binomio Yika y Alejandra Yáñez conseguía un tercer puesto, un resultado genial para su primer año.

A su vez, en la modalidad DS1 femenino, Gisli y Nohelia Robles lograron un quinto puesto después de casi tres semanas de parón, sin poder entrenar en scooter y donde la última parte del circuito les penalizó mucho. Poco a poco la musher abulense y el vikingo Gisli se volverán a poner en forma.

Por su parte, Morientes y Jaime Torreño quedaron en un séptimo puesto en canicross masculino sénior. El galgo se va quitando la timidez y metiéndose en ambiente de carrera en un año de toma de contacto en los que se los ve disfrutar.

Finalmente, en canicross femenino veterano Sköll y Nohelia Robles terminaron primeros en su categoría y terceros en absoluto. Pese a los muchos obstáculos, el binomio siempre intenta disfrutar y dar lo mejor. Sköll hizo una parte final muy buena ayudando a su musher.

La próxima parada de algunos componentes de MusherCross Viking será dentro de dos semanas en Ólvega (Soria) en el Campeonato de España en tierra sprint, acometiendo dos mangas, el sábado de 4.300 metros y el domingo de 6.100 metros.

Artículo anterior0-0 La Cebrereña arranca un punto al Unión Popular Palencia
Artículo siguienteTres medallas para los abulenses en la Ruta del Cobre