@deportesavila / Un año más y fiel a su cita del primer domingo de julio, con la organización del Grupo Almanzor tendrá lugar la Travesía Ramón Asiaín que alcanza su cuadragésimo primera edición. Una actividad de muy alta dificultad, sólo apta para montañeros federados que se endurece por el desnivel a salvar, su larga duración y el calor propio del período estival.

La travesía saldrá a las seis de la mañana del 3 de julio, después que los participantes hayan pernoctado la noche anterior en el Santuario de Chilla. Desde aquí marcharán por la Garganta de Chilla al control del Cristo, ascendiendo a continuación la Portilla Cobos. Luego pasarán por el Cuchillar de las Navajas y la Portilla Bermeja, con la posibilidad de subir al Pico Almanzor. Seguidamente se descenderá por el Camino del Tío Domingo hasta el control del Sillao, volviendo a la Garganta de Chilla y al Santuario de este nombre, donde quedará cerrado el control a las 18:30 horas.
Serán unos 2.000 metros a salvar tanto de desnivel positivo como negativo, con una duración prevista de entre 8 y 12 horas para un recorrido de 20 kilómetros.