@RetoCarlosSoria / Como su ciudad natal, Ávila continúa siendo un lugar especial para Carlos Soria. Haber nacido allí le permite al alpinista, muy querido y respetado por sus paisanos, disfrutar de sus paisajes y aprovechar sus montañas para mantener su condición física.

Cada vez que tiene un hueco en su apretada agenda, especialmente llena de horas dedicadas al entrenamiento, Carlos Soria se escapa unos días a su querida Ávila. La Sierra de Gredos le ofrece una gran variedad de posibilidades en la montaña, para subir picos o simplemente hacer senderismo.
En esta ocasión, el destino del veterano alpinista ha sido el conocido como Circo de Gredos, en pleno Sistema Central de la España Peninsular, un circo glaciar de gran extensión que comienza al pie del Pico Almanzor, el más alto (2.592 m) de esta cordillera.
Además de esta montaña, que se trata de la de mayor altitud, el Circo de Gredos lo forman otras once montañas emblemáticas y superiores a 2300 metros, como el Casquerazo, el Morezón, La Galana, Caveza Nevada o el Cerro de los Huertos.
Además del glaciar, la ruta de Carlos Soria pasaba por la zona más baja del circo, a 1.940 metros, donde se encuentra la mayor laguna de Gredos, de ahí su nombre, la Laguna Grande de Gredos, también de origen glaciar. Subir hasta ella desde la plataforma de la localidad de Hoyos del Espino es una de las excursiones típicas del Sistema Central.
Junto a la laguna se levantó el Refugio Elola, el ‘campo base’ de los montañeros que realizan rutas por la zona, especialmente la subida al Pico Almanzor. Durante el año recibe una gran cantidad de visitantes, y uno de ellos es Carlos Soria.