@deportesavila / Meritoria final alcanzó el tenista abulense Luis Chía en el I Torneo Villa Alba de Tormes 2021. Después de dos años sin competir en partido oficial de tenis federado, lograba ser la segunda mejor raqueta en la categoría de veteranos sobre un cuadro que reunió a 16 tenistas.

Con casi 58 años, Chía afrontó el torneo charro del 19 al 28 de marzo con desplazamientos de 170 kilómetros en coche y tres días de competición, obligado a buscar rivales en la vecina provincia de Salamanca, dado que los torneos de tenis en Ávila han desaparecido por falta de ayudas.

El competitivo tenista abulense, en primera ronda vencía in extremis al salmantino F. Molezuela Blanco, 17 años más joven, por 5/7, 6/4 y 10/8 en el supertiebreak definitivo. En la segunda ronda protagonizaba un duelo fraticida con su compañero de entrenamientos desde hace veinte años, el también veterano tenista abulense Jesús Cenalmor, al que derrotaba por 5/7, 7/5 -salvando Luis dos pelotas de partido cuando ganaba Jesús por 7/5 y 5/3- y 10/3 en el definitivo supertiebreak.

Cenalmor comenta que “cuando perdí esas dos bolas de partido comencé a pensar en que podía caer”. “Sabía que Luis llegaría a la final y, como siempre, pelearía hasta la última bola que se disputase”, continúa. El partido se disputó en las instalaciones del Casino Abulense en Flor de Rosa, con autorización del organizador, el Club Tenis Alba de Tormes.

Metido en semifinales, Luis Chía ganaba por retirada de su contrincante, el medinense Israel Dueños, debido a una lesión por rotura fibrilar. Tras un regreso rápido a Ávila, a la mañana siguiente le esperaba la final en la villa albense a las 11:00 horas. El rival era el más joven del cuadro Sergio Laso, de 40 años, vencedor de todos los torneos que se disputan en Salamanca.

La final, con premio para el campeón de un trofeo y un chorizo, se dilucidaba a favor de Laso por un doble 7/5, si bien Chía estuvo ganando por 5/2 y 5/4 en los dos sets. Los dos años sin competir y los tres viajes le pasaron factura. Lo de menos fueron los 17 años de diferencia y lo más importante consistió en la actitud de Luis, siempre peleando, y en conocer como ese rival tan joven no es inabordable para próximos torneos.

En definitiva, un gran ejemplo de lucha de este veterano tenista abulense al que se le recupera para la competición. Su próximo torneo federado -y también el de Jesús Cenalmor- será de nuevo en tierras salmantinas, concretamente en la localidad de Carbajosa de la Sagrada el 19 de abril. Viajarán con la esperanza de poder volver a disputar algún torneo federado de tenis en Ávila -antes había siete-, de los que se llevaban organizando desde hace 50 años y que se perdieron por la falta de apoyo al deporte de competición.