@deportesavila / La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Ávila, Yolanda Vázquez, ha calificado de “culebrón” el tema de la construcción de la nueva piscina cubierta de Ávila. “Primero fue la falta de mantenimiento que desembocó en el derribo de la anterior instalación y, después, las obras de la nueva infraestructura que llevan paralizadas desde agosto de 2019 y que, desconocemos los motivos, el equipo de gobierno no tiene interés en reanudar e impulsar”, opina.

Desde que se han detectado deficiencias en el proyecto técnico hasta la incompatibilidad laboral de las empresas adjudicatarias, hemos pasado por todo tipo de excusas, que no explicaciones, sobre el estado de esta obra”, ha dicho Vázquez, quien ha recordado que “llevamos pidiendo respuestas meses, y el equipo de gobierno sigue sin atender nuestras demandas, y lo que es peor, sigue sin desenquistar esta obra paralizada y sin tomar las medidas oportunas para que ni las arcas municipales ni la ciudadanía abulense sufran las consecuencias”.

En este sentido, la edil del PSOE insiste en que “hay dos cuestiones, por encima de la finalización de una infraestructura tan necesaria que nos preocupan. De un lado está la afectación económica que está teniendo la paralización toda vez que la adjudicataria no ha cumplido con ciertos preceptos y ello supone una penalización que, a día de hoy, no ha llegado y que supera los 200.000 euros que, a nuestro juicio, corresponden legítimamente al Ayuntamiento”.

De otra parte, está el tema de la seguridad. En más de una ocasión, hemos podido observar cómo hay gente que entra en la obra, incluso que suben a las gradas lo que es un evidente peligro”, ha dicho Yolanda Vázquez quien ha afirmado que “el equipo de gobierno está jugando con el dinero de los ciudadanos de una manera casi obscena. Y es que cualquiera sabe que una obra paralizada y, a la intemperie, se deteriora a pasos agigantados por lo que, si no se reanudan los trabajos, es posible que haya que gastar más dinero público que venga a paliar ese deterioro o que si se modifica el proyecto, haya que empezar de cero y ello suponga, además, que la Junta de Castilla y León se olvide de los 800.000 euros que adeuda para esta piscina, al cambiarse el proyecto inicial”.