Aroa Fernández / Como parte de las medidas de prevención y control del coronavirus, la Junta de Castilla y León publicó el pasado viernes en el BOCYL esta nueva normativa por la que se reducirá el aforo de los espacios deportivos a la mitad de su capacidad.

Como complemento a esta restricción del aforo, se incluye también un límite de 500 personas en lugares cerrados y de 1.000 personas al aire libre, limitación que debe cumplirse “de manera homogénea para todo el recinto o espacio, sin que pueda sobrepasarse en ninguna zona o sala”.

Además, en el documento se especifica también la necesidad de mantener la distancia mínima de seguridad de 1’5 metros y la aplicación de las normas correspondientes a espacios de restauración y hostelería en el supuesto caso de que hubiera estos espacios en el recinto deportivo.