@deportesavila / El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Ávila lamenta que “una vez más, el proyecto de la nueva piscina municipal va a sufrir retrasos provocados por la inacción del equipo de Gobierno, que sigue sin hacer nada por un proyecto tan necesario para la ciudad, lo que queda claramente demostrado puesto que hoy era el día en el que se deberían haber adjudicado las obras, algo que es absolutamente imposible que ocurra”.

El pasado 23 de diciembre, el Ayuntamiento de Ávila remitía a la Junta de Castilla y León un nuevo cronograma sobre la construcción de la piscina municipal. Ese plan de actuación, comprometido por escrito por el Consistorio, respondía a la concesión de una prórroga de cuatro meses del Gobierno regional al Ayuntamiento abulense para aportar la nueva documentación necesaria, y reflejaba así el compromiso de la Junta de financiar el 60% del coste de la infraestructura, a pesar del retraso en su construcción, pues su fecha de terminación inicial era febrero de 2020.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes, señala que “en ese cronograma se especificaba que hoy tendría que haberse producido la adjudicación de las obras de construcción de la piscina. Sin embargo, lejos de haber ocurrido este hecho, ni siquiera el proyecto ha sido aprobado en estos momentos en ningún órgano municipal”.

Sánchez-Reyes recuerda que en las juntas de Gobierno Local del 22 de abril y 6 de mayo “preguntamos al equipo de Gobierno varias cuestiones sobre este asunto, como por qué no se están cumpliendo estos plazos, cuándo se espera tener listo el proyecto, cuya aprobación se había comprometido con la Junta para un plazo máximo del 1 de abril de 2021, si se prevé que la obra se termine ya necesariamente con retraso frente a lo prometido, o en caso contrario, cuál de los plazos del cronograma se tiene pensado acortar”.

En el cronograma remitido el pasado diciembre, el Ayuntamiento exponía que las obras estarían terminadas el 31 de mayo de 2022. En ese momento, incluso, el equipo de Gobierno anunció en los medios de comunicación que los plazos que se habían marcado ‘se intentarían acortar’  pero, “a día de hoy, no se ha dado ni un solo paso del cronograma, que tendría que haber empezado a aplicarse el pasado 1 de abril”, lamenta la concejala popular.

Las obras de la piscina llevan paralizadas desde el 26 de marzo de 2020, fecha de rescisión del contrato con las empresas adjudicatarias, lo que suponen más de catorce meses de inactividad, en una obra cuyo plazo de ejecución inicial eran 18 meses.