@deportesavila / El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Valladolid ha dictado una resolución por la que obliga a la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) y a su presidente Marcelino Maté, para que en un plazo de siete días naturales cumpla “de manera real y efectiva” la medida cautelar por la que el Real Burgos S.A.D. deber ser incluido en el Grupo VIII de Tercera División, denegando la petición formulada por la FCYLF para que el caso derivase del orden civil al contencioso-administrativo.

Es la tercera vez en menos de cuatro meses que se requiere a Maté y la FCYLF al cumplimiento del auto judicial, sin que hasta el momento el órgano federativo haya tenido intención de llevar a efecto la orden judicial, pese a las responsabilidades económicas y penales que pueden derivarse por no acatarse, por lo que se “podría incurrir en un delito contra la Administración de Justicia o desobediencia a la autoridad judicial”.

La FCYLF, como hiciese en ocasiones anteriores, ha remitido la petición judicial a la Real Federación Española de Fútbol, como competente en la categoría de Tercera División, para que se readmita al Real Burgos, cuyo presidente Juan Antonio Gallego ha anunciado que si no incluye al equipo en el plazo establecido, dará traslado a la Fiscalía para que se inicie un proceso por vía penal.