@deportesavila / La Cultural Deportiva Cebrereña se juega mucho en el sprint final de la temporada. En las tres jornadas que restan está obligada a ganar en todas y esperar que los resultados de otros equipos le sean favorables para disponer de una mínima posibilidad de salvación. Lo tiene difícil pero mientras hay vida hay esperanza.

Afronta la antepenúltima jornada en Becerril, un rival directo, que exigirá la mejor versión del cuadro verdiblanco para no perder la última opción de alcanzar la permanencia. Le separan ahora siete puntos cuando restan solo nueve por jugarse. Incluso la victoria le podría mandar este fin de semana a regional si gana el Santa Marta al Almazán, incluso si vence La Granja en La Bañeza.

Seguro que el equipo de Pepe García no bajará los brazos. Cualquiera que sea el resultado final de una temporada atípica nada va a empañar el esfuerzo hecho por sus jugadores, que han llegado a una situación no deseada. El enfrentamiento con el Becerril será ante un conjunto que ha realizado una buena segunda fase, en la que ha encajado dos derrotas, con el Diocesanos (2-1) y el Bupolsa (1-0). En El Mancho empató a uno con la ‘Cebre’, sumando tres igualadas más y tres triunfos, que le sitúan octavo, a seis puntos de la salvación y con uno más que los abulenses.

De vencer el cuadro visitante, sería el primero en hacerlo en el Mariano Haro durante la fase de permanencia, dado que los palentinos están rindiendo bien en casa, con diez puntos sumados de doce posibles. Allí se encuentran invictos y nadie ha sido capaz de marcarles un gol, siendo el segundo equipo que menos encaja, tras el Santa Marta. Eso sí, les cuesta marcar y de ese modo es el menos goleador de todos, con 17 tantos anotados en 28 partidos disputados.

El encuentro podrá verse gratuitamente en directo a través de este enlace: https://cdbecerril.webdirecto.com/.

BECERRIL - CEBREREÑA
Domingo 6 de junio de 2021
Hora: 18,00
Campo: Mariano Haro (Becerril de Campos)
Árbitro: Carlos David Téllez de Meneses Martín (Salamanca)
Asistentes: Sergio Carreto García y Guillermo Iñigo Hernández