@deportesavila / La Cultural Deportiva Cebrereña afrontaba el domingo su primer partido del 2021 midiéndose a domicilio al Burgos Promesas, en partido correspondiente a la undécima jornada de liga, la última de la primera vuelta. El equipo de Pepe García quería empezar a mejorar los malos resultados con los que acabó el pasado año, dando un paso adelante para sumar su segunda victoria de la temporada. No podrá ser porque el partido ha sido suspendido como consecuencia del temporal de niev.

Desde el 29 de noviembre, cuando vencía en Almazán (1-2), el cuadro abulense no ha vuelto a saborear los tres puntos de una sola tacada. Después ha jugado cuatro encuentros en los que se han evidenciado los problemas con el gol al no haber podido marcar en ellos, pero de los que cabe concluir que sacó dos empates y que las dos derrotas encajadas fueron por la mínima, una injusta en el campo de la Arandina -donde mereció llevarse los tres puntos- y otra en el derbi ante el Real Ávila.

Los verdiblancos visitaban a un rival que no ha ganado en las tres jornadas anteriores y que en su campo ha cedido cinco puntos. En Aranda de Duero debían aprobar la asignatura pendiente de atinar ante la portería contraria, dado que son el conjunto menos goleador del subgrupo con únicamente cuatro tantos en diez partidos, todos ellos anotados por David Terleira.

El conjunto de Cebreros estaba obligado en Burgos a insistir en la búsqueda del gol y que no solo fuera su capitán el que aportase a favor en el marcador. El intento desde luego no iba a ser fácil pero de momento no podrá empezar a vencer para escalar puestos con el fin de mantener opciones de permanencia, que no es sino la meta de la entidad culturalista esta temporada.