Miguel Ángel López Gil, el primero por la derecha
@deportesavila / El pasado sábado en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD) tuvieron lugar las votaciones a presidente y Comisión Delegada de la Federación Española de Kickboxing (FEK), actuando como secretario general de la Junta Electoral el abulense Miguel Ángel López Gil, quien ha dejado aparcada su trayectoria deportiva para hacer posible un importantísimo cambio en la federación, el fin del gobierno del anterior presidente, que regía la FEK desde la constitución de ésta y que en los últimos años se ha visto envuelto en ciertas polémicas judiciales y con el CSD. 

En dicha votación salió elegido presidente Jesús Eguía Martín, lo que supone un revulsivo creciente de la FEK, la cual este año, ante los cambios que se avecinaban ha multiplicado por ocho las licencias, llegando a las 9.000 y ha visto como en los campeonatos de España celebrados en 2016 ha tenido mas de 1.000 competidores. 
El siguiente paso será la integración completa en la federación internacional de kickboxing WAKO IF, única reconocida por el CSD y única válida a efectos de campeonatos oficiales. Por lo que una de las líneas estratégicas de la nueva directiva de la FEK será informar e intentar unificar el kickboxing nacional, persiguiendo la publicidad o difusión de campeonatos de España, de Europa o del mundo que no partan de la oficialidad otorgada por el CSD. 
El abulense Miguel Angel López Gil, director del núcleo del Centro de Tecnificación Territorial de Kickboxing, sito en el CUM Carlos Sastre en Avila, previo acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento de Avila, compaginará esta dirección con el desempeño de la función de secretario general de la FEK