David Sánchez en el podio del Campeonato de España, el segundo por la izquierda

La localidad abulense de Navalacruz es origen de excelentes deportistas como lo han demostrado el portero internacional de fútbol Íker Casillas o el patinador Javier Fernández. A ellos se une David Sánchez, que el pasado fin de semana se ha proclamado en Pamplona campeón de España de judo en menos de 81 kg.

Con 32 años, David venció en la final por waza-ari tras los cinco minutos de combate al manchego Adrián Nacimiento (7-0). Para llegar hasta el título, empezó ganando también por waza-ari al andaluz Pablo Rodríguez (10-0). Luego se enfrentó al valenciano Igor Herrero al que marcaba un yuko y lo aguantaba hasta el final del combate (5-0). Y en semifinales derrotaba al gallego Pedro Teijeiro con un ippon (10-0).

Sobre Navalacruz «cada vez que puedo me escapo para allá«, reconoce Sánchez al diario deportivo Marca mientras viaja de regreso desde Pamplona, lugar en el que sumó su primer título de campeón nacional después de haber sido tres veces segundo y cuatro veces tercero.

Desde que empezó a practicar el judo a los 6 años en el madrileño colegio Juan de la Cierva, «donde sigo todavía«, añade David Sánchez ha sido uno de los miembros de la pandilla de Iker Casillas, con el que ha compartido vacaciones en el pueblo que ninguno de ellos olvida pese a que sus vidas les lleven por otros derroteros. «Yo voy en Navidad, en Semana Santa, en verano y algunos fines de semana«, cuenta. Y cada vez que coincide con Casillas, pasan el tiempo juntos como lo han hecho desde críos, cuando ninguno de ellos era ni de lejos un referente en sus deportes como lo son ahora, cada uno en su nivel.

Para Sánchez, el judo empezó a ser algo más que un hobby cuando se proclamó campeón de España sub 23. «A partir de ahí empecé a echarle más horas«. Algunas de ellas, en verano, las pasó entrando precisamente sobre el campo de tierra de su pueblo cargado con una mochila de peso considerable.

Con Iker ha compartido correrías de niños, de adolescentes y de jóvenes, del mismo modo que ambos han tenido sus sueños como deportistas. «Nos gusta el deporte«, dice cuando se le pregunta qué tendrá la gente de Navalacruz para que varios de sus descendientes triunfen en el deporte. «Tendremos buenos genes«, añade bromeando. Pero no es broma. Además de ellos, Navalacruz cuenta con el mejor patinador sobre hielo español de la historia, Javier Fernández, cuya familia procede de allí, «pero a él no le conozco, porque va menos«, aclara David.

Deporte y trabajo

Sánchez, a diferencia de Casillas, tiene que compatibilizar la práctica del judo con una profesión para ganarse la vida. Trabaja como programador en la Agencia Tributaria y sacrifica parte de sus vacaciones para competir. «Me pido el viernes, que es cuando viajamos, y el lunes, que volvemos«, explica. Nada que ver con la vida del futbolista y amigo. «A cualquiera le gustaría tener la vida resuelta y estar a su nivel«, admite.

Una de las primeras felicitaciones, por supuesto, fue la de su amigo Íker a través de las redes sociales: «Felicito a mi paisano de Navalacruz, David Sánchez Sánchez, por haberse proclamado campeón de España de judo este fin de semana en Pamplona. ¡¡Enhorabuena, crack!! ¡¡¡Estamos orgullosos de tus raíces abulenses!!!«, escribía el portero del Real Madrid. Su familia y amigos estuvieron en Pamplona sufriendo y disfrutando de la competición, con tal intensidad que su hermana, embarazada, rompió aguas el sábado por la noche y David tuvo ayer dos motivos que festejar.