@deportesavila / El veterano tenista abulense Jesús Cenalmor va a disputar sus dos últimos torneos internacionales de 2018. En La Manga del Mar Menor (Murcia) jugará la próxima semana su sexto torneo ITF de 2018 y en Sevila el séptimo en la primera semana de diciembre.

Son ya doce los años que Cenalmor lleva disputando torneos internacionales de veteranos. El 9 de marzo de 2019 cumplirá 65 años y ese mismo día hará 40 años desde que se sacó su primera licencia como jugador federado por Ávila. A partir de entonces empezará a competir en la categoría de +65 años. Y se producirá su jubilación profesional como médico de atención primaria durante los últimos 38 años, con más tiempo para prepararse adecuadamente y si “el cuerpo aguanta” será un año tenístico apasionante.

Es preferible no esperar nada de nadie”, comenta Jesús Cenalmor refiriéndose a los nulos apoyos institucionales al deporte abulense en general y al tenis en particular por parte de quienes deberían fomentar el deporte como cultura desde la base.

Me duele muchísimo que hayan conseguido cargarse -como ya hicieron con los demás-, el torneo de tenis Fiestas de Santa Teresa en el Año Teresiano precisamente. Este año iba cumplir más de 40 años celebrándose”. “Nadie ha protestado por tan miserable decisión del concejal de turno, que así sigue la ‘política deportiva’ de sus antecesores en el cargo municipal. Se ahorra dos mil euros para el consistorio que ‘nos cose’ a impuestos a costa de hundir irremediablemente al tenis abulense que sus antecesores ya llevaban años destrozando”, señala el veterano tenista, quien añade que “como volverán a ganar -aunque presenten ‘al tonto de la feria como candidato a alcalde’-, los pocos deportistas abulenses que aún aguantamos debemos ir haciendo las maletas y largarnos a otros lugares donde se valore nuestro esfuerzo”.

Recuerda Cenalmor cuando había en Ávila más de un centenar de licencias de tenistas y se disputaban media docena de torneos federados de tenis y las escuelas sacaban jóvenes tenistas a competir, funcionando tres clubes de tenis federados. “Ahora solo queda ‘un enorme agujero negro’ que cada día va engullendo más actividades deportivas y fomentando ‘seudodeportes’. Una pena pero seguro que nos lo merecemos y también seguro la vida sigue”, concluye.